Avanzando en terreno casi nuevo

Como les conté anteriormente, el año pasado cerca del 12 de noviembre llegué a pesar 69,5 kgs tras muchos esfuerzos que me ayudaron a perder un total de 11,5 kgs, pues estuve pesando 81 kgs en febrero 2009. Recuperé parte de ese peso durante el verano (enero-febrero en Chile) y en marzo pesaba 75 kgs. Volví a recorrer el mismo camino y perder esos 5 kgs durante marzo-abril-mayo. Luego volví a recuperar esos mismos 5 kgs y me puse en campaña otra vez, por el mismo camino ya recorrido dos veces. Llegué a pesar los 69,5 kgs del año pasado la semana anterior. Y de ahí en adelante el camino era casi nuevo (ya lo recorrí antes, pero fue el 2006, y ya han pasado 4 años). Y logré recorrer un poquito de ese camino estos últimos días, pues me pesé el martes y felizmente la báscula dio 69. Son 500 gramos de camino casi nuevo, jeje. Y me tienen muy contenta.

He seguido corriendo, creo que puedo seguir haciéndolo unas 4 veces a la semana. Me tengo que levantar más temprano de lo usual y todo, pero cuando he terminado de correr, siento que vale la pena, pues la sensación de bienestar es enorme. Estoy haciendo un poquito más de 2 kms cada vez (a veces 2,2, a veces 2,4kms) lo cual es muy bueno, pero no creo que llegue a hacer los 5kms que quiero para la fecha del 5k al que quería ir. Bueno, todavía queda tiempo para ver eso, pero no es terrible no hacerlos, lo importante es seguir entrenando.

A veces me pregunto si, como en el 2006, lograré bajar todo el peso que necesito y sentirme 100% bien conmigo misma otra vez (esa vez llegué a pesar 60 kgs, pero entre los 60 y los 63 me mantengo bien) o si dejaré que algo me distraiga antes, me desviaré de mi camino como tantas veces lo he hecho y volveré a subir parte de lo que he bajado en vez de llegar a mi meta final y seguiré aplazando más mi "cambio de vida". Sé que tengo la determinación y la fuerza para lograrlo, pero lo he arruinado tantas veces que me resulta difícil no tener miedo. O más que miedo, dudas, incertidumbre. ¿Lo lograré esta vez? Ahora sé que es TAN importante, pero en algún momento de flaqueza puede que prefiera olvidarlo y no pensar en la importancia de mis metas, simplemente volver a adormecerme por el placer de la comida y la bebida. Porque algo así es, como un adormecimiento. Pero cuando despiertas, los problemas siguen ahí e incluso aumentaron gracias al descontrol.

Debo mantenerme enfocada, no debo olvidarlo. Por eso me he preocupado también de otros aspectos de mi "renovación", como comprarme ropa linda, ir a la peluquería, ver la posibilidad de hacerme masajes para disminuir la celulitis, etc. Como todo está relacionado, estas aparentemente pequeñas cosas me mantienen enfocada con que es importante volver a quererme, cuidarme, sentirme bien conmigo misma. Y así, me ayudan a recordar por qué debo seguir la dieta.

El lunes tuve una tentación espantosa. Se me ocurrió decirle a mi novio que fuéramos a un bar-restaurante que nos gusta mucho porque él tenía hambre. Como he soportado tan bien casi todas las tentaciones, sin que realmente me afecte mucho, pensé que esto sería igual, yo me pediría mi coca cola light y no habría problema. Pero creo que sicológicamente me afectó entrar a ese local, lo asocio automáticamente a deliciosa comida y cerveza y quería pedir eso. Sentía el olor, veía la burbujeante cerveza y casi sentía que era más fuerte que yo. Me dije a mí misma "¿por qué no? luego vuelvo a la dieta y no sería tan terrible". Pero sé que eso es mentira. Si me daba esa licencia de romper la dieta luego me sentiría con derecho de darme otra y otra, y eventualmente romper muuuchoo la dieta y arruinar lo que he hecho. Pero no fue este último pensamiento el que me detuvo. No. Fue la mesera. Sí, la mesera. Era una chica delgada y guapa. Usaba ropa linda y sencilla, que le quedaba bien. Era una chica que se sentía cómoda con su cuerpo, claramente. Y pensé "Yo quiero sentirme así, para hacerlo No puedo romper la dieta ahora". Y no la rompí. Quien lo diría, todo gracias a la mesera, ja, ella ni se enteró. Y quizás si hubiese roto la dieta ese lunes, el martes la báscula No habría dado 69 kgs.

En fin, espero que sus dietas también vayan bien y se mantengan enfocadas y enfocados. Abrazos para todos los que leen. Gracias por estar acá.

Viendo el 6!!! FELIZ!

El viernes por fin salí de mi estancamiento del 70: al pesarme la báscula marcó 69,5. Estoy feliz. Supongo que el volver a correr ayudó, o simplemente era tiempo de que la báscula se moviera a mi favor, jeje. No puedo estar más contenta, creo que cuando pasamos un cierto tiempo estancadas a veces sentimos que la báscula simplemente no se va a mover más y nos cuestionamos todo lo que hemos estado haciendo, pero la paciencia tiene sus recompensas. Yo soy muy impaciente, querría bajar todo el peso posible en la menor cantidad de tiempo posible, pero la experiencia me ha enseñado que perder mucho peso de golpe no es bueno, el efecto rebote es espantoso y que es mejor tranquilizarse y hacer las cosas bien, para ver resultados más duraderos.

Les cuento también que he salido a correr miércoles, jueves y viernes, y hoy también pretendo hacerlo, aunque el domingo descansaré del running. Creo que entre cuatro y cinco veces a la semana sería bueno, para retomar pronto el buen estado físico, quizás más adelante baje a entre tres y cuatro veces a la semana, cuando ya esté más en forma. Me hace ilusión la idea de correr un 5k en diciembre, pero no sé si estaré lista, son 5 kms y por ahora sólo hago 2 en mis entrenamientos, pero bueno, si logro estar lista genial, sino tendré que esperar alguna otra oportunidad. Igual me gustaría ir porque el año pasado fui y lo disfruté bastante, me encantaría repetir la experiencia.

Definitivamente la vida sana me gusta. No crean que soy de hierro, también babeo cuando veo tentaciones, como todo el mundo, y a veces me siento ridícula pidiendo mi Coca Zero en bares en vez de una buena cerveza, pensando en cuanto dinero de más me cobran por una cantidad miserable de gaseosa light que encima no disfruto tanto como lo haría con una cerveza, jajaja, pero cuando pienso en mis logros sé que vale la pena. Me reitero constantemente que tengo un objetivo, y lograr ese objetivo requiere que yo realice acciones específicas (como comer sano y hacer ejercicio), y cuando veo tentaciones debo repetirme "esto me aleja de mi objetivo", y algo me ayuda a vincular mentalmente las dos cosas (objetivo y acciones), pues como les dije antes, tiendo a disociarlas. Y bueno, me siento con más energía, más bonita, de mejor ánimo, ¿qué más se puede pedir? (Sí, podría pedir sentir todo eso comiendo lo que quiera, pero prefiero pedir cosas más realistas por ahora :P ).

Además, el viernes fui a la peluquería y permití que me consintieran un poco, hace muy bien. Me corté el pelo, pero no se nota casi nada y me hicieron un "lavado nutritivo" para mantener en mejor estado mis rizos. Más adelante, cuando haya perdido más peso, pienso hacer un cambio de look más radical (alisarme permanentemente y cortármelo más) para tener el "makeover" completo, jajaja, sé que puede sonar algo frívolo, pero me divierte pensar estas cosas, creo que cuando nos sentimos mal con nosotras mismas, por el sobrepeso o el motivo que sea, nos descuidamos tanto, casi sentimos que no vale la pena arreglarnos, y es tan agradable volver a sentirse atractiva, volver a quererse y preocuparse de una, darse gustos, mimarse, y arreglarse, creo que nos permite reencontrarnos e ir aceptando de manera mental nuestros cambios físicos.

Espero que sus findes sean excelentes, ánimo y mucha fuerza!

Les dejo una imagen de una receta de Xonia (insisto en que visiten su blog, tiene recetas buenísimas) apta para la Dukan, ella la planteó como un plum-cake de cacao y naranja, y yo la adapté un poco convirtiéndola en estos bizcochitos de frambuesa y vainilla (sin utilizar efectivamente frambuesa pues en la etapa crucero No se puede todavía). Pronto les dejo algunas recetas!

Volviendo a las pistas =)

El miércoles la báscula marcó 70 kgs, por lo que estoy muy contenta. Creo que durante el finde debo haber subido algunos gramos, pero con una buena tarde de domingo y unos excelentes lunes y martes, quizás los volví a bajar, así que sigo en el mismo peso que tenía antes de irme. Ahora, ya me di cuenta que los 70 kgs son una barrera de la que me cuesta salir y en la que suelo estancarme, así que a hacerlo extra bien para ver el 6 pronto.

En otro tema, les cuento que el miércoles volví a correr, lo extrañaba un montón. Es gracioso, en el colegio ODIABA correr y ODIABA educación física. Y ese odio me quedó por mucho tiempo. Pero también tenía algo de envidia. Veía a la gente más atlética, a los que son rápidos y no parecían sufrir mucho haciendo las pruebas de velocidad o resistencia física (a diferencia mía, que sufría un montón) y en serio que los envidiaba. Era algo que sentía tan lejano. Y bueno, siempre me lo será, hasta cierto punto. No tengo una contextura atlética, demasiados pechos, mucha cadera, mis piernas No son muy largas y simplemente NO SOY RAPIDA. Me he resignado, nunca lo seré, mantener un ritmo rápido en una carrera me cuesta un montón. Pero entrenando puedo lograr buena resistencia, y escuchando buena música puedo disfrutar de este tipo de deportes.

Ni sueño con lograr superar mis tiempos y esas cosas, como hace otra gente. Con terminar una carrera de 5 kms (lo hice el año pasado cerca de esta fecha) a un ritmo bueno y estable y sin terminar jadeando demasiado me declaro satisfecha. Lo mejor, es cuando estás cerca de terminar y es el último esfuerzo y puedes subir el ritmo y la velocidad escuchando una canción que te motive. Es lo que siempre soñé hacer en el colegio, supongo, esa sensación de libertad y velocidad que me hace sentir como si puediera volar un poquito (aunque esté MUY LEJOS de hacerlo, jaja) y que el mundo está en mis manos.

En fin, partí despacio, sólo corrí 1,5 kms el primer día (miércoles), y 1,8 kms el jueves. Hay que añadir que sólo me siento bien para correr pesando menos de 71 kgs, porque con más al comienzo no siento molestias, pero cuando empieza a aumentar las distancias me duelen los tobillos por el sobrepeso. Pero el año pasado corrí los 5kms pesando como 71 kgs y no tuve problemas, así que estaba esperando pesar un poco menos de eso para volver a entrenar.

En fin, como estoy corriendo por las mañanas me siento llena de energía para el resto del día, la cual es una sensación muy agradable, definitivamente le recomiendo a cualquiera hacer ejercicio (el que más les acomode) por las mañanas antes de empezar la rutina diaria (trabajo, estudios).

Si a alguien más de por acá le gusta trotar les recomiendo algunas páginas, aunque tienen consejos para practicar deportes en general: http://www.soymaratonista.com/ ojo con esta página, es muy buena e incluso tiene consejos de hidratación y alimentación para antes y después del deporte, consejos sobre como comenzar a entrenar y cómo cuidarse de las lesiones, útiles para cualquiera! Y para mis amig@s de España está http://www.maraton.es/ que también tiene muchos consejos.

Algo importante que soymaratonista menciona es que es muy malo hacer ejercicio por las mañanas en ayunas, ojo con esto, pues he leído que algunas peronas lo hacen y yo misma lo hice alguna vez para no sentirme "pesada", y hace muy mal, les dejo el link por si quieren leer más http://www.soymaratonista.com/1432/corredor-en-ayunas

Bueno, espero que algo de esta información les sirva, sé que muchas de quienes pasan por estos blogs odian correr, lo sé porque me lo han dicho, pero lo importante es hacer algún tipo de ejercicio, sea cual sea, yo sólo quería compartir con uds hoy mi felicidad por haber vuelto a correr =)

De vuelta tras el Finde de Aniversario

Bueno, regresé y el fin de semana no salió para nada como lo tenía planificado, jajaja. Pero lo pasé muy bien, así que no hay arrepentimientos, sólo consecuencias que iré acatando y haciendo lo posible por revertir.

Quizás fui demasiado ambiciosa con mi planificación de sólo romper la dieta en una comida, cuando iba a estar celebrando mi aniversario. Cuando llegué allá pensé "¿por qué me propuse algo así? es mi aniversario, ocurre sólo una vez al año, tengo que disfrutarlo, sin preocupaciones!", y eso hice. Pero en una cosa decidí que no podía ceder: en cuanto regresaba a mi ciudad, volvía inmediatamente a la dieta, no se dilataba esto ni siquiera por unos minutos, y así fue.

Es curioso, no logré mi objetivo, pero me siento extrañamente orgullosa de mí misma, siento que alcancé un logro enorme, algo que normalmente no habría logrado hacer. Normalmente habría vuelto a Santiago la tarde del domingo luego de romper la dieta por el fin de semana, y habría dilatado mucho volver a ella. Habría dicho "si ya no me porté bien hoy, qué importa seguir comiendo mal por el resto del día?" Y habría cenado algo horrible. Luego, el lunes (hoy) habría dicho "bueno, hoy es mi día de aniversario real, mejor retomo la dieta mañana".

Y luego de eso, todos conocemos la historia. "Mejor aprovecho esta semana y vuelvo a empezar el lunes", "mejor empiezo de nuevo el 1 de diciembre, todo de cero", etc, etc. Simplemente postergando más mi salud, recuperando más del peso perdido y luego debiendo enfrentar una batalla aún más difícil cuando efectivamente me decidiera a retomar la dieta. Estoy muy feliz de haber logrado romper ese círculo vicioso que conozco tan bien y haber vuelto rápidamente al redil y a la dieta.

Ahora, el control de daños todavía no lo hago, debo pesarme mañana temprano y ver cuanto subí el fin de semana. Cual sea que sea el resultado lo acataré con firmeza y trabajaré con todas mis fuerzas por perderlo de nuevo pronto. Siendo realista, dudo que alcance a cumplir la meta que me propuse para el reto de Nenúfar, es que nunca contemplé pasar tanto tiempo estancada en el 70, supongo que pensé que mantendría por más tiempo el rápido ritmo de pérdida de peso del inicio de la Dukan. Aún así haré todo lo posible por alcanzar esa meta, pero si no lo logro, me conformo con terminar el mes pesando 68 kgs, con lo que llegaría al normopeso, lo que sin duda me haría muy MUY feliz.

Así que aquí estoy, de regreso y con mucho ánimo, ya me pongo al día con sus blogs, que espero que también les esté yendo bien!

Aniversario y finde en la playa

El lunes cumplo 2 años con mi novio. Lo celebraremos igual que el año pasado, yéndonos a la playa por el fin de semana, a Viña del Mar, que queda muy cerca de Santiago (mi ciudad). El año pasado hice este viajecito pesando 69,5 kgs, quisiera pesar lo mismo ahora al irme, pero todavía no llego a ese peso, sigo medio estancada en el 70.

Creo que en general he hecho la dieta bien, aunque quizás hubo algunos días en los que me excedí un poco con los huevos, con esto se debe tener cuidado por la yema, hay que medir su consumo, y yo a veces la uso para algunas recetas. Pero creo que últimamente me he medido bien, así que espero salir pronto del estancamiento.

Lo que me preocupa es el fin de semana. Me preocupa tanto que llegué a soñar con él, que rompía la dieta horriblemente por los 3 días (viernes, sábado y domingo) y me sentía muy culpable y mal y que lo había arruinado todo, era muy angustiante. En otro momento, antes de la Dukan, no me lo habría cuestionado, es mi aniversario, un finde en la playa, claro que la dieta se rompe y la retomo a la vuelta! (con razón me ha costado tanto llegar a mis metas, jajajaja). Ahora es distinto. Sé que sería engañarme a mí misma, mentirme descaradamente. Sé que rompiéndola todo un fin de semana, me costaría mucho retomarla y me sentiría con licencia para hacer más y más excepciones. Primero por el aniversario, luego sería un cumpleaños, luego amigas que no veo hace tiempo, luego algo especial que cocinaron en casa de mi familia, etc, etc. Me conozco y no pienso engañarme a mí misma. Pero, ¿cómo demonios llevaré la dieta en Viña por todo el fin de semana? Saldremos a comer, querremos brindar, etc. Bueno, lo he pensado bastante.

Decidí que el viernes debo mantener la dieta sí o sí, cueste lo que cueste. Me llevaré snacks de casa que se adapten a la Dukan como ayuda, los prepararé antes de salir. No pueden ser muchos porque no quiero que se estropeen en el hostal, no contaremos con refrigerador para dejarlos ahí todo el finde, pero al menos por el viernes aguantarán, y quizás hasta el desayuno del sábado. Al almuerzo buscaré una ensalada con alguna carne magra donde sea que salgamos a comer, y finalmente me daré un solo lujo, a la hora de cenar del sábado porque realmente quiero brindar por mi aniversario con algo que no sea coca cola light y comer algo sin preocuparme de la dieta. Pero será eso, ¡solo una comida y ya está! El domingo vuelvo a la dieta, quizás el sábado habré pasado a algún supermercado en Viña y comprado algo apto que pueda comer allá al desayuno. A la hora del almuerzo también alguna carne magra (quizás pescado o mariscos aprovechando que estoy en la costa) y luego volvemos a Santiago. Espero que una sola comida en la que rompa un poco la dieta (lo menos posible) no me mate. Sé que no es lo óptimo con esta dieta, pero cuando decidí hacerla siempre supe que esta fecha llegaría y acataré las consecuencias y me esforzaré al máximo al regreso, sin más excepciones, bloqueando todos mis instintos básicos de luego romper la dieta una y otra vez, ¡¡nada de eso!!!

¿Resultará? Espero que sí, ya les contaré. Y espero poder partir a Viña con los mismos 69,5 kgs del año pasado, ni un gramo más! Pero faltan pocos días para partir, ojalá lo logre!!!


PD: Me compré otro vestido, no lo pude resistir. Estoy como loca con los vestidos, me siento mucho más linda que hace 5 kgs atrás y siento que me quedan mucho mejor, así que cada vez que veo vestidos tengo ganas de comprarme muchos! Pero me resisto, claro, el dinero no alcanza, jajaja. Pero el que elegí ayer era tan lindo y me quedaba tan bien, y quiero usarlo el sábado en mi celebración de aniversario, para que sea todo aún más especial. =)

Este camino me parece familiar...

Hoy me pesé y llegué por fin a los 70 kilos! Son 4 kgs perdidos desde que empecé la Dieta Dukan el 17 de octubre, voy en mi día número 20. Antes de empezar la Dukan perdí un kilo más (entre el 21 de septiembre y el 17 de octubre), o sea, es un total de 5 kgs perdidos desde septiembre. Si bien estoy contenta de haber llegado a los 70 kilos, tengo la sensación de haber recorrido este camino antes un par de veces.

El año pasado descubrí como en marzo que pesaba 81 kgs y me puse en campaña. Abrí el blog como ayuda extra cuando ya había perdido algo de peso y pesaba 75 kgs en agosto. Para esta misma fecha (inicios de noviembre) del año pasado pesaba unos 70 kgs. Pero luego me descuidé y para marzo de este año estaba en 75 otra vez. Volví a ponerme en campaña y volví a pesar 70 kgs en mayo. Y volví a descuidarme y excederme, usando el estrés por el trabajo y la tesis como excusa, y para septiembre estaba en 75 kgs de nuevo. Como verán, ahora volví a bajar esos 5 kgs y estoy en 70 otra vez. Pero tengo la impresión de haber estando dando bote desde hace más de un año bajando y volviendo a subir y volviendo a bajar los mismos 5 kgs.

Sé que el pasado ya fue, y hay que concentrarse en el presente. Pero debo ser consciente de mis errores pasados para no repetirlos. Ahora comienza el verdadero desafío, no descuidarme y recuperar ooootraaaa veez estos 5 kgs. Seguir bajando. Alcanzar mis metas. Lograr esta vez hacerlo mejor, ser más constante, no abandonar. Confieso que me da miedo seguir repitiendo una y otra vez el mismo patrón. Seguir subiendo y bajando, siempre en el mismo sitio. Yo quiero avanzar. De verdad.

Ahora empieza el verdadero reto. Y me muero de ganas de probarme a mí misma y a todo el mundo que lo puedo hacer de manera distinta esta vez, mejor.

-----------

En otro tema,
PD: me compré jeans (vaqueros) ayer. Tenía que comprarme desde hacía meses pero nunca lo hacía porque siempre pensaba "pronto me volveré a poner a dieta y bajaré de peso y lo que me compre ahora ya no me quedará bien después. Y claro, nunca volvía a la dieta y nunca me los compraba XD. Pero por fin ayer decidí hacerlo y adivinen cuál fue la talla que elegí? 44! Qué felicidad. Cuando pesaba 80 kgs debí comprarme talla 48, y cuando estoy por los 75 kgs mi talla usual es 46, o sea que he bajado 2 tallas. De los 2 jeans que compré hay unos que me apretan un poco, marcando unos rollos (lorza, neumáticos) en mi estómago, pero espero que eso pronto cambie. Celebraré el día que me queden 100% bien! Será un incentivo extra poder lucir esta talla 44 con comodidad primero, y luego finalmente cambiar a la talla 42, que debería ser mi talla cuando llegue a mi peso ideal. A continuación, les dejo la foto. (El pañuelo venía incluido de regalo con los jeans celestes, que dicho sea de paso, son lo que todavía no me quedan tan bien, los oscuros me quedan mejor por ahora).


Y bueno, felices 5 kgs perdidos desde el 21 de septiembre (4 de ellos perdidos con la Dukan desde el 17 de octubre) para mí. Ahora, vamos por la siguiente meta y a lucir bien esos jeans! =)

Reto Nenufar y más


Bueno, ayer me apunté al Reto de Nenufar. Me viene bien para aprovechar el impulso tras superar el reto de Jimena =) Dejo el link por si lo quieren ver y adjunto la imagen. Lo comencé pesando 70,5 kgs ayer y espero pesar 67 kgs para el 1 de diciembre, son 3,5 kgs en un mes, intenté que fuera una meta realista, y espero lograrla.


Les cuento que ayer me puse un vestido que me había comprado en el invierno, nada muy espectacular, y obvio que debí usar algo debajo para evitar el roce de las piernas, pero me sentí bien de estar aprovechando de usar vestido en un día caluroso, "como todo el mundo", aunque el vestido era negro, jajajaja, ¡pero no me pueden pedir tanto todavía! De todos modos me compré un lindo vestido blanco con flores rojas hace unos días. Yo JAMAS uso blanco, es mi color prohibido, porque el blanco refleja la luz y hace que lo que es grande se vea más grande, pero también es cierto que a veces una exagera, y la verdad es que cuando haya perdido unos kilos más quiero ser capaz de usarlo tranquila y realmente sentirme a tono con la primavera =)

Así que eso, estoy animada, pero no me quiero pesar hasta el viernes, porque estoy con la Meneses (la que viene todos los meses) y me da miedo subirme a la báscula en estos días de hinchazón. De todos modos me siento bien, ya me siento más linda, ya me comienzo a sentir más orgullosa de mis logros y eso me anima mucho a querer seguir así de bien. Creo, sinceramente, que el bienestar viene de adentro, y eso una lo refleja. El problema es que a veces estamos tan descontentas con nuestro aspecto físico, que caemos en un círculo vicioso. Ese descontento nos hace sentir mal, y reflejamos ese malestar interno al exterior, y nos hundimos más. Por eso es importante romperlo, y empezar a hacer lo que sea necesario por sentirnos bien.

Este viernes tendré un nuevo desafío, otro amigo está de cumpleaños, lo celebrará en un bar que tiene unas cervezas que me encantan (¿Se nota que me gusta la cerveza? jajaja) pero espero superarlo perfectamente, como superé el cumpleaños de mi otro amigo este sábado, y eso que allí sí habían muchísimas tentaciones. Fe me señala que ella siempre come algo antes o lleva algo para comer en las fiestas, algo apto para la dieta, y así no tentarse. Esto SIEMPRE es bueno, pero creo que a veces podemos comer algo antes de una fiesta, o llevar algo sano y comerlo allá e igual tendremos ganas de pecar y comer algo prohibido, porque es algo psicológico y tiene que ver con las muchas cosas a las cuales asociamos esas comidas prohibidas: placer, compensación, evasión de nuestros problemas, recompensa, etc. No sé muy bien cómo romper con esas viejas asociaciones, que están instaladas tan profundo dentro de mi ser. Pero puedo intentar asociar la comida sana a cosas nuevas, supongo, como: bienestar, salud, una linda figura, aumento de confianza en mí misma, metas cumplidas, la ropa que me gusta, etc. No sé si funcionará, pero vale la pena intentarlo. De todos modos las comidas que me he preparado con las recetas Dukan son deliciosas, no es ningún sacrificio comerlas, lo duro es a veces querer comer cualquier cosa sin pensar en la dieta, en lo prohibido, etc. Y bueno, tengo que evitar eso, ese estado en el que como sin pensar (que generalmente me lleva a atracones), en otras palabras: DEBO PENSAR, jejejeje.

Un abrazo a todas y todos y espero que lleven bien sus dietas y sus retos. Acá en el hemisferio sur se acerca el verano más y más, y yo estoy decidida a usar esos shorts (los de la entrada anterior) y ese bikini. Les dejo mi foto de inspiración, que es exactamente como se ha visto mi refrigerador desde octubre, jajaja.

Mi meta: shorts y vestidos

Hoy peso 70,5 kgs! Es mi día 15 con la Dukan, he hecho dos perfectas semanas de Dieta Dukan, en las que he perdido 3,5 kgs. Ayer fui al cumpleaños de mi amigo, que era el primer evento que tenía considerado en mi planificación y lo superé exitosamente. Llevé mi coca cola zero y bebí sólo eso (aunque me moría por una cerveza) y no comí nada prohibido, aunque había sushi, que me encanta. Me siento muy feliz y orgullosa de haber superado mi primer gran desafío =)

Ahora, en el tema del post...

Tengo una debilidad por los vestidos. En Chile es primavera y los catálogos de las grandes tiendas se han llenado de vestidos veraniegos. Me encantaría comprarlos todos, son tan lindos, pero lo cierto es que la mayoría seguro que ni siquiera me quede bien.

Lo he mencionado antes, creo, pero lo explico de nuevo. Tengo los pechos bastante grandes, de hecho es uno de mis traumas, porque estando en mi peso ideal y todo siguen siendo más grandes que el promedio. Imagínense con el sobrepeso que lo agranda todo. A ratos me siento como un fenómeno de circo, en serio. He considerado operarme, pero no puedo costear una cirugía por ahora. El tema es que esto es todo un problema con la "moda". Por si no fuera suficiente el hecho de que la mayoría de las cosas lindas vengan en tallas pequeñas, resulta que a estos brillantes diseñadores se les ocurre que es chic usar tops y vestidos muy sueltos. Claro, si eres flaca y andas con uno, seguro te ves bien. Yo parezco un saco de patatas. Lo peor es que me veo del ancho de mis pechos con ropa demasiado suelta, o sea, me veo más gorda de lo que soy. No se nota que hay una cintura ahí en alguna parte (aunque no sea una cintura muy pequeña, ¡ahí está!) y todas mis formas femeninas se pierden. Así que ya me ven huyendo de los vestidos y los tops demasiados sueltos (tampoco puedo usar nada muy ajustado, claro, pero mínimo que siga la forma natural del cuerpo). También del "corte imperio", ése que tiene una división justo debajo de los pechos. ¿Por qué? Adivinen. Nunca me queda donde debe quedarme, y se me ve horrible.

Todos estos problemas disminuyen de una manera maravillosa cuando estoy en mi peso ideal. Si hay ropa que No me queda, es porque No está hecha para mi tipo de cuerpo y punto. Pero les aseguro que con los 80 kgs que pesaba a inicios del año pasado, hasta la ropa que debería quedarme no me quedaba. Además tengo caderas anchas (todo en mí viene en talla XL, jaja) acompañadas de un buen trasero (que se desinfla rápidamente al perder peso si no hago ejercicio, jajaja), y ése es todo otro tema.

Otra prenda que me gusta mucho y siempre he
soñado con poder usar y que me quede bien son los shorts de mezclilla. Hay algo en esos shortcitos diminutos que encuentro sexy y atrevido y me encantaría poder usarlos. Pero con mi trasero y caderas es difícil que me entren si estoy con sobrepeso. Y si me entran, mis piernas están gorditas y no se ven bien. Además la panza se me sale por sobre los shorts. Ese fue el resultado cuando entré a una tienda y me probé los shorts que ven en la foto. Me entraban, sí, pero se me salían rollos (lorza, neumáticos, llantas) por todos lados. Y la celulitis, Dios mío, ¿en qué he estado pensando que no me di cuenta que tenía TANTA celulitis en las piernas? Y luego, cerrarlos, jajaja, No me cerraban. Tuve que dejar de respirar para cerrarlos y casi me pongo morada. Pero aún así los compré. Mi meta es poder usarlos y que me queden bien.

Los shorts y los lindos vestidos veraniegos son mis metas (además del bikini, claro). Quizás no todos los vestidos me queden, porque no van con mi tipo de cuerpo, pero simplemente quiero poder entrar a una tienda y probármelos, sin sentirme ridículo por intentar hacer que mi cuerpo entre en un espacio en el que claramente no cabe, sin salir avergonzada porque nada me quedó bien. Poder entrar y probármelo todo. Tener un mundo de posibilidades abierto ante mí en cada tienda. ¿Por qué no? Tengo el sueño de haber llegado a mi peso ideal y poder pasearme por una calle en mi ciudad llena de tiendas chic con ropa muy exclusiva y que cuesta más dinero del que puedo gastar. Pero eso no es lo importante, no importa que no pueda comprar nada ahí, el tema es simplemente poder entrar y probarme lo que quiera sin sentirme ridícula ni que me miran raro. Sólo eso, sentir que tengo la posibilidad, aunque no la use.


Pd: olvidé contarles que mi otro problema con los vestidos y faldas es que la parte superior de mis piernas es tan gordita que se roza y se me hacen heridas, siempre debo usar pantymedias debajo, o calzas. Me muero por poder usar un vestido sin morirme de calor por culpa de las pantymedias!!! De hecho, aunque amo lo vestidos, los que tengo y que sí me quedan bien los uso poco por lo mismo, por evitar la molestia de las pantymedias. Aunque me recomendaron por ahí ponerme desodorante en esa parte de las piernas para evitar que el roce me haga daño, pero aún así, quisiera dejar de tener esa preocupación.

Algunas recetas y mi día 12 con la Dukan

Hoy es mi día 12 de la Dieta Dukan. Actualmente peso 71 kgs (yay!), he perdido un total de 3 kgs desde que comencé el domingo 17. Cumplí con mi primera mini meta impuesta desde que estoy con la Dukan, como pueden ver en la reglette más arriba. Ahora es hora de poner una nueva que creo que serán los 68 kgs (con los que alcanzo el normopeso) pero quiero disfrutar un rato ver al pajarito al final de la reglette, jajaja, es que rara vez lo veo ahí. Estoy feliz con los resultados y siento que debo compartir algunas cosas con ustedes, que son parte de ese bienestar, especialmente para las que están recién comenzando la Dukan o evaluando hacerla, por si les ayuda en su camino.
Compartiré algunas recetas que de todos modos sirven para cualquier dieta, pues son bastante sanas y bajas en calorías.

BIZCOCHO DE CHOCOLATE DUKAN por XONIA (les recomiendo mucho su blog, tiene muchas recetas buenísimas)

Ingredientes:
- 1 huevo
- 2 claras de huevo
- 2 yogures naturales desnatados 0% mg
- 3 cucharadas soperas de edulcorante liquido
- 20 gotitas de aroma de vainilla
- 200 ml de leche desnatada
- 11 cucharadas de salvado de avena (o 9 avena + 2 trigo)
- 1 cucharada de cacao en polvo

Preparación:
Separamos la clara de la yema e incorporamos las otras 2 claras de huevo. Batimos las claras de huevo (3) a punto de nieve. Cuando ya esta montado incorporamos la yema y el edulcorante y volvemos a batir.
En un recipiente a parte ponemos el salvado de avena ( podeis cambiar las 11 cucharadas de salvado de avena por 9 de avena y 2 de trigo) y lo molemos. Una vez molido lo agregamos a la mezcla anterior junto con el aroma de vainilla, la leche, los yogures y el cacao.
Mezclamos todo bien. Ponemos en un recicpente apto para horno. Horneamos a media altura a 180º durante 30 minutos (depende del horno).

Les cuento que yo hice esta receta, pero decidí hacer los bizcochos de vainilla, ya que no tenía cacao. En vez de 1 cucharada de cacao en polvo, usé dos cucharadas de esencia de vainilla (primero probé con una pero no le daba suficiente sabor), y en vez de las 20 gotitas de aroma de vainilla, le eché una pizca de canela, y quedaron deliciosos, hice varios pequeñitos, además, son muy esponjosos. Eso sí, yo uso Splenda en vez de edulcorante líquido, hay que echarle un poco más para hacer los bizcochos de vainilla en vez de chocolate, sino No queda muy dulce, le puse 4 1/2 cucharadas, casi 5. La foto es del resultado final =)




SOUFLE DE ESPINACAS (válido en fase crucero, en días Proteínas y Verduras -PV- y también es parte de un recetario de una dieta hipocalórica, así que es bajo en calorías si no se sirven una porción)

Ingredientes:
Carne molida baja en grasas (300 grs)
Cebolla (1/4 de unidad)
Tomate (1 1/2 unidad)
Espinacas cocidas (300 gramos)
Clara de huevo (3 unidades)
Una pizca de aceite
Ajo, sal, orégano

Preparación: Se salta la cebolla, la carne, el tomate y los aliños con la pizca de aceite. Se bate la clara a nieve, se añaden las espinacas cocidas, se mezcla con la preparación anterior y se lleva al horno.
Yo lo dejo unos 20 minutos al horno, pero mi horno es eléctrico y se calienta muy rápido y bastante. De todos modos basta verlo para saber que está listo, comienza a tostarse por encima. Desafortunadamente olvidé sacarle una foto, pero es delicioso y sano, confíen en mí ;)


En fin, espero que les gusten y ayuden a alguien. A todo esto, se acerca el fin de semana, lo que significa que pronto les podré contar qué tal me fue diciéndole NO a las tentaciones. El sábado pasado, al menos, ya estuve en un bar y mientras mis amigos bebían cerveza y comían hot dogs, yo tomé bebida dietética de lo más bien, así que espero seguir teniendo éxito! Que esta vez sea la definitiva, no pienso recuperar el peso que he perdido!

El año pasado, cerca de esta fecha...


Como muchos saben, abrí este blog el año pasado. Ocurre que en febrero del año pasado descubrí que pesaba 81 kgs. Esto me alarmó pues nunca antes había pesado tanto en la vida. Escribí por aquí mi historia con las dietas y también les conté que en 2006 bajé mucho de peso y llegué a estar en mi peso ideal, unos 60 kgs y siento que en ese entonces me veía muy bien.



Pues bueno, desde febrero del año pasado me puse en campaña para perder peso, en medio de eso creé este blog. Hice dietas, pero a rato las rompía y volvía a subir parte de lo perdido, por suerte nunca volví al 80. En noviembre del año pasado, el 12 de noviembre aproximadamente, pesé el mínimo que he pesado en este último par de años, 69,5 kgs. Me deprime mucho sentir que si hubiera sido más constante en mi camino no estaría este año en casi el mismo sitio que el año pasado, pero ha sido todo un proceso. Sin embargo me deprimiría mucho más llegar al 12 de noviembre y pesar más de lo que pesaba el año pasado en la misma fecha. Quizás no sea menos, pero por lo menos que sea lo mismo para no sentirme tan mal! Bueno, tras esta larga introducción quería contarles que hoy peso 71,5 kgs y que creo que puedo llegar al 12 de noviembre pesando esos 69,6, ojalá un pelín menos, los 69 exactos. Es mi próxima meta.


También quisiera rescatar algo. Desde ese 69,5 volví a subir de peso, y pasé todo el resto de noviembre y diciembre del año pasado fluctuando entre los 70 y los 72 kilos. La idea es que eso no vuelva a ocurrir este noviembre y este diciembre. Sólo seguir bajando, no volver a subir. Espero lograrlo. Realmente espero lograrlo.


Por otro lado, cumplí con mi meta del reto de Jimena, que era pesar 71,5 kgs para el 1 de noviembre (a menos que vuelva a subir, claro, pero espero que eso no pase!) y con tiempo de sobra. Así que puede que cumpla con mi deseo de terminar el mes pesando 71 kgs exactos o quizás un poquito menos (ojalá!). Y hoy martes voy apenas en el día 10 de la Dieta Dukan. Son 10 días perfectos de dieta, en los que no me he salido en nada y he aprovechado de probar varias recetas Dukan que están muy buenas y me hacen sentir que puedo comer cosas ricas sin necesidad de saltarme la dieta. Estos 10 días han dado muy buenos resultados: 2,5 kgs perdidos. Todavía me queda un largo camino por recorrer, pero poco a poco voy avanzando, lo cual me hace muy feliz. Espero seguir así.

Planificación, mi clave para no romper la dieta

Como les conté hace un par de entradas, he elaborado una estrategia para no caer en las tentaciones de los fines de semana, cuando nos toca algún evento o reunión social, quizás un cumpleaños, una fiesta o un asado.

Para elaborar esta estrategia, parto de una base muy simple: a los gordos nos gusta buscar excusas para romper la dieta. Cruel pero cierto. En el fondo ansiamos romper la dieta, mandar todo al carajo por un rato y comer y beber las cosas que nos gustan. Por eso, muchas veces vamos a un evento social, pero no demasiado decididos a mantener la dieta. Vamos pensando "bueno, intentaré moderarme, pero como no voy a tomar un bocadito que sea de lo que tengan?". Siempre cuando volvemos vemos que en los blogs decimos "No me moderé nada, comí en exceso, no sólo ese día, sino también el siguiente, quizás cuanto peso recuperé", Es como que buscamos esa puerta para romper la dieta que sólo está entreabierta. La vemos, la abrimos de par en par y la cruzamos corriendo. Mi estartegia es la siguiente: No entreabrir la puerta. Si fuésemos capaces de realmente salirnos de la dieta con moderación y luego volver a ella rápidamente, entonces genial. Pero la mayoría no lo somos. ¿Para qué exponernos a esta tortura sicológica, entonces? ¿Para qué seguir siendo parte de este círculo vicioso de excesos y culpas?


Así que decidí lo siguiente: cada vez que tenga un evento social, me planificaré muy bien antes. Suena simple, ¿no? Pero no lo es tanto. Porque muchas veces nos planificamos a medias. Queremos dejar la puerta entreabierta, queremos dejar abierta la posibilidad de salirnos un poco de la dieta. PERO NO. Yo sé que en el fondo, aunque sea MUY en el fondo, NO QUIERO ROMPER LA DIETA. Si lo quisiera, no me sentiría tan culpable después de hacerlo. Y está bien que me sienta culpable (siempre que no caiga en la auto-tortura, claro), ésa es mi conciencia diciendo "volví, te diste cuenta que al romper la dieta te alejas de tu objetivo?" Y yo no quiero alejarme de mi objetivo, quiero acercarme a él.

Me he dado cuenta que a muchos eventos sociales me niego a planificarme y a pensar mucho en ellos. Simplemente voy. No me dedico a pensar antes de salir de mi casa "NO me saldré de la dieta, no importa qué me ofrezcan". No quiero pensarlo. Porque si lo pienso, debo cumplirlo. Así que mejor no lo pienso. Elijo pensar "Bueno, ahí veré qué hago", y ese "ahí veré", es fatal, porque es una manera encubierta de decir "cuando me ofrezcan algo, si lo quiero lo tomaré o comeré". Así que decidí que me obligaré a mí misma a antes de salir siempre pensar el "NO me saldré de la dieta, sin importar qué". No quiero dejar la puerta entreabierta, la quiero dejar bien cerrada. Ningún espacio para la posibilidad de romper la dieta siquiera. Nada. Sé que soy débil y si me salgo con una cosa, luego me saldré con otra y otra. ¿Para qué exponerme a esto? Mejor no me salgo en nada y luego me voy a dormir tranquila y feliz, sabiendo que me porté bien, sin culpas, y que la báscula pronto me recompensará.

Esa es mi estrategia. Pero tiene ciertos detalles:

1.- Debo identificar los eventos sociales, sumando los nuevos que puedan aparecer, y tener bien identificados los posibles espacios en los que podrían surgir tentaciones, como fechas de cumpleaños, asados, fiestas, salidas a comer, etc. Si es necesario, hacer un calendario marcando estas fechas y sumando las nuevas que aparezcan.

2.- Cuando lleguen estos días: comer antes de salir al evento social. Si no comí mi comida antes o no averigüé si en el restorán o bar o casa de amigo/familiar habrá algo apto para que yo pueda comer, mejor no ir. Que sea como cuando no puedes ir al gimnasio sin tu ropa deportiva. Salí sin mi ropa deportiva? entonces no puedo ir a hacer deporte! Ok, lo mismo. Salí sin comer mi comida sana antes? Entonces no puedo ir al evento. Obligada a pasar por mi casa y comer lo que me corresponde antes de ir o averiguar si hay algo que pueda comer en el lugar donde iré. SIN HACER TRAMPAS.

3.- Si es necesario y siento que mi voluntad anda débil, pedirle con anticipación a alguien de confianza (en mi caso, mi novio), que me vigile para que no coma ni beba nada que esté fuera de la dieta. Al saber que soy vigilada, seguro me portaré mejor, sólo sabiéndolo. Esto no debería generarme mayor ansiedad, porque será algo que YO MISMA le pedí a mi novio que hiciera, él sólo estará siguiendo mis propias instrucciones.

4.- Finalmente y sólo como medida extrema, si la voluntad realmente anda DEMASIADO DEBIL, entonces me abstendré del evento, siempre que no sea demasiado importante (como el cumpleaños de sus madres). ¿Para qué exponerme a una situación que sé que sólo me hará daño? Sería masoquismo. Pero este punto es sólo en casos extremos, pues no pienso dejar de lado mi vida social por mi dieta.

Estos pasos deberían ayudarme a sortear exitosamente las tentaciones. Actualmente el próximo evento que tengo identificado es el cumpleaños de un amigo el 30 de octubre. No puedo faltar porque es un amigo querido y el año pasado no fui. Esperemos que dé resultado!


PD: Ya peso 72 kgs! Yayyyyy!!!!! Y acabo de terminar mi primera semana de Dieta Dukan, o sea, he bajado 2 kgs en 1 semana, y lo mejor de todo, sin pasar hambre =) Próximamente subiré las fotos de las nuevas recetas que he hecho y les contaré un poco de cada una por si se animan a hacerlas.

Bizcochitos y comienzo fase crucero

Hoy pesé 72,5 kgs! Perdí 1,5 kgs en mis primeros 5 días de la dieta, que correspondieron a la fase de ataque, que llevé a cabo de domingo a jueves (el dr Dukan suele recomendar hacer 5 días de esta fase). Hoy comienzo la fase crucero, que implica intercalar días de proteínas puras (pp) y proteínas + verduras (pv). No he sentido hambre, a veces un poco de ansiedad, pero sumamente controlable, creo que voy bastante bien. Y me acerco a mi meta del reto de Jimena de pesar 71,5 kgs para el lunes 1 de noviembre. Creo que si sigo así éste sería el primer reto de un blog que termino con éxito completo, que realmente llego a mi meta exacta de peso, jajaja. Siempre me suelen faltan como 5oo gramos para la meta propuesta, pero esta vez nada me detendrá. Claro que no canto victoria todavía, me queda mucho camino por recorrer aún.

Les cuento que a ratos me pongo algo perezosa con las dietas. Encuentro un par de recetas o menús que me acomodan y soy capaz de repetirlos casi todos los días. No me aburro de comer lo mismo todos los días, soy un poco rara en ese sentido, pero creo que sí me pierdo de un aspecto muy interesante de las dietas que te ayuda a ilusionarte y darte nuevos impulsos para seguir, que es la ilusión de descubrir nuevas recetas, ir probándolas, viendo si te gusta más una que otra, que ésta te quedaría mejor si le sumaras tal ingrediente, etc. Creo que es algo que nos distrae y nos ayuda a quitar la mente eguir, que es la ilusión de descubrir nuevas recetas, ir probándolas, viendo si te gusta más una que otrun poco de las restricciones propias de un regimen al enfocarte en los nuevos alimentos que vas descubriendo que puedes comer.

Lo bueno de la dieta Dukan es que revisando blogs y páginas he encontrado muchas recetas que me parecen muy interesantes para probar. Ayer probé hacer bizcochitos de vainilla. En la receta original eran de nuez y se hacían con esencia de nuez, pero como yo tenía de vainilla, fue de vainilla. Me aseguré primero que la esencia no tuviera azúcar adicionada ni nada prohibido por la dieta. Al ver que estaba todo Ok, la usé. El resultado fueron unos lindos bizcochitos, se me quemaron un poco por encima, pero tendré más cuidado la próxima vez. Están bastante buenos y también me ayudan con la ilusión de que no estoy a dieta, jajajaja. Les dejo la foto.


Además les dejoy un par de links de blogs donde he pillado recetas, para quienes quieran empezar o estén con la Dukan. Bueno, aunque no estén con la Dukan son recetas bastante saludables, las que tienen huevo les pueden quitar la yema para que quede más sano:
Aventura Dukan, Recetas de Xonia
En el primero está la receta para los bizcochitos.

Y eso, sigo muy animada y no me di cuenta y ya escribí una larga entrada sin contarles de mi estrategia para decir que no a las tentaciones. Bueno, es bastante simple, pero como he descubierto que mi lucha tiene mucho más de sicológico que de físico, son los fundamentos sicológicos los que creo que me tardaría más en describir. Y me gusta escribir esas cosas porque veo que al final todas somos algo parecidas y lo que sufrimos a nivel mental por las dietas es muy similar, entonces veo que lo que reflexiono le puede servir a más de alguien. En la próxima entrada lo escribiré sin falta. Un abrazo enorme a todas y todos!

Dr. Jekyll y Mr. Hyde

Hace un tiempo que tengo algo en mente. Siento que cuando nos ponemos a dieta, todos nos volvemos un poco bipolares, como que nos sale la doble personalidad, algo así como Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Porque, ¿cómo es posible que un día estemos tan resueltas a estar a dieta, que el objetivo sea tan claro e importante, que estemos tan dispuestas a hacer "lo que sea necesario" por perder peso, y luego rompamos la dieta y nos olvidemos por completo de nuestro propósito? Y lo peor es que no nos salimos con solo una comidita en la que nos excedimos un poco. Noooo. Siempre pensamos "es sólo un poco, ¿qué tanto daño va a hacer?" pero al saltarnos un poquito al dieta abrimos una puerta que nos lleva a saltárnosla más y más. De una cosita prohibida que comimos pasamos a mil. Porque entonces pensamos "es que ya la rompí, ¿qué importa que además coma esto, y beba esto otro también?". Y volvemos el daño mucho más difícil de reparar. A veces esa pequeña comida prohibida que aceptamos inocentemente pensando que sería sólo un poco y haría muy poco daño, nos lleva a salirnos de la dieta por días enteros. Mr Hyde se apodera de nosotras. Todas las buenas intenciones de Dr. Jekyll quedaron relegadas a otra GS, a una persona que de pronto desapareció, como si en serio tuviera doble personalidad.

Yo creo que nos autosaboteamos. Quizás es sólo que la voluntad es muy débil, pero eso no tiene sentido, si cuando estamos decididas en serio que estamos TAN decididas a portarnos bien. Es cosa de vernos. Podríamos convencer a un ateo de que crea en Dios con los convincentes discursos que elaboramos al explicar por qué ya no más, por qué nos portaremos bien, por qué no queremos ser gordas, por qué ahora todo cambiará. Y no cambia. ¿Será que inconscientemente una parte de nosotras no quiere cambiar? ¿Quiere seguir teniendo este problema? No lo sé, en serio. No tengo esa respuesta. Sólo puedo prometer concentrarme todo lo posible por reprimir a mi Mr. Hyde todo lo que pueda. No se puede matar, me temo que siempre será parte mía. Pero puedo tratar de controlarlo, todo lo posible. Que si tiene que vivir, viva en mi interior, yo no lo quiero dejar salir más porque temo sus efectos devastadores en mi peso cuando se apodera de mí.



En otros temas, ayer concluí el día 3 de la Dieta Dukan, bastante exitosamente en mi opinión. Hoy peso 73 kgs, ya he perdido 1 kg. entero desde que empecé con esto el domingo. Para quien no lo sepa, la Dieta Dukan consta de 4 fases. El doctor Pierre Dukan dice que algo que nos pasa a los gordos es que necesitamos ver resultados pronto, porque sino nos desanimamos y abandonamos. Así que espero muy buenos resultados en la fase de ataque, que dura unos 5 días. (Luego de a poco se van integrando más alimentos en cada fase, con mucho cuidado de seguir cada fase por el tiempo requerido, sino se puede caer en el temido efecto rebote y no queremos eso, bueno, ya les iré explicando a medida que pase por todo eso).

Primero pensé que moriría, porque al ver que se podían consumir principalmente alimentos proteicos, me imaginé (de prejuiciosa) comiendo carnes y lácteos todo el día y temía extrañar demasiado el sabor dulce y los carbohidratos. Pero no es tan así el asunto. Resulta que en base a huevos y leche descremada o yogurt natural 0% y el salvado de avena que la dieta permite, se pueden hacer muuuchas más recetas de las que una cree, aunque claro que todavía no las pruebo todas. La que es todo un éxito y te ayuda con lo del sabor dulce es la tartita de salvado de avena. Tú ves si la haces salada o dulce, le echas endulzante o sal según corresponda. Yo la hice dulce y la como al desayuno. ¡Y queda deliciosa! Ni siquiera me siento a dieta comiéndola.

También preparé una salsa mezclando queso cottage con yogurt. Quedó muy buena y pienso usarla para dar más sabor a ensaladas (cuando las pueda comer, en la próxima fase) y por ahora a carnes. Supongo que podría echarle también algún aliño a gusto a la salsa para que tenga más sabor, como cilantro picad bien fino o algo así, pero a mí me encantó tal cual.

Así que eso, voy bien, muy contenta y animada todavía, lo cierto es que no siento hambre, como a las horas que debo comer, cuando llego a casa después del trabajo suelo sentir algo de ansiedad, pero las proteínas llenan bastante y la alegría de sentir que lo estoy haciendo bien también disminuyen la ansiedad, así que rápidamente pasa y la logro superar exitosamente. Sé que sólo llevo 3 días en esto, pero hasta ahora ha sido una buena experiencia, ya veremos cómo sigue el asunto!

Ah, y me inscribí en el reto de Jimena! Me poropuse pesar 71,5 kgs para el 1 de noviembre, aunque confieso que secretamente guardo la esperanza de terminar el mes pesando 71 kgs, jajaja.

Pronto se viene una entrada sobre las tentaciones y el cuidadoso plan que estoy elaborando para no caer en ellas y ojalá no perderme de casi ningún evento social importante por eso.

Dieta Dukan y más

Hola queridas y queridos míos,

les escribo muy animada pues he tomado una decisión en la cual estoy centrando mis esperanzas de la lucha contra el sobrepeso y la ansiedad. Decidí el sábado comenzar la Dieta Dukan y comenzarla el domingo 17. Me doy cuenta que estoy en un círculo vicioso y tengo la misma sensación de déja vu que Astarté. Necesito romper el círculo. La concentración y la correcta asociación entre mis objetivos (perder peso) y lo que debo hacer para conseguirlos (comer bien) siempre parecen durarme sólo un tiempo. Por eso siento que necesito hacer algo distinto, y llevarlo esta vez hasta el final, romper el círculo vicioso, terminar con el déja vu. Y enfocarme, claro, hacer todo lo posible por mantenerme enfocada y no disociar.

Leí gran parte del libro de Pierre Dukan el sábado, y seguiré leyendo lo restante estos días, pero ya sé bastante sobre la dieta. Investigué blogs de gente que la sigue, la página oficial y el perfil en Facebook, y me motivé mucho. Vi la gran variedad de recetas que se pueden hacer con los ingredientes que permite cada etapa de la dieta y eso me animó más. Temía que en un regimen tan fuertemente basado en las proteínas acabaría extrañando las cosas dulces, volviéndome loca y rompiendo la dieta en apenas unos días. Pero resulta que sí se pueden hacer cosas dulces y ricos postres con los lacteos, huevos y leche descremada que permite. Y ricas tortillas y souflés y cremas y otras cosas más con las verduras de la segunda fase. Así que decidí arriesgarme. Entre el sábado y el domingo compré los ingredientes necesarios para algunas recetas. Mis primeros experimentos fueron albóndigas y una tortita dulce hecha con salvado de avena, huevos, yogurt natural 0% y endulzante. Quedó maravillosa, ni me siento a dieta comiéndola. Las albóndigas también quedaron bien. Creo que esta empresa realmente puede ser exitosa.

Nenúfar me pidió el link para descargar el libro. Yo lo encontré en Torrent (me habría encantado comprar el original pero vivo en Chile y creo que no ha llegado a las librerías de acá, si me equivoco corríjanme). Así que recurrí a este link de descarga (creo que era ése, busqué en el historial pero No estoy segura), pero la versión que bajé el PDF está medio rara, las letras se ven algo movidas y cuesta un poco leer, así que si encuentran una mejor versión, bienvenida sea.

Y bueno, comencé la dieta Dukan el domingo pesando 74 kgs. De a poco les iré contando cómo me va con cada etapa y qué recetas voy probando y qué me parecen. Lo cierto es que estoy muy animada y tengo mucha fe en que esto me ayudará a romper mi círculo vicioso y la sensación déja vu. Quiero cambiar, quiero que el cambio sea definitivo, y quiero sentir que día a día estoy trabajando en él. Quiero liberarme de esto, siento que realmente es una cárcel, la cárcel del sobrepeso, y que me impide ser 100% feliz. Puedo aprender a tolerarla y a vivir con esto y a conformarme, pero no quiero eso, no quiero conformarme, quiero tener todo aquello que deseo y que está en mis manos cambiar. Está en mis manos cambiar esto, basta de lamentarme de lo gorda que me siento, tengo que hacer algo al respecto y necesito que esta vez dure, no abandonarlo hasta que haya llegado a mi objetivo final.

Más de lo que se ve a simple vista

Acabo de descargar el libro "No consigo Adelgazar" de Pierre Dukan. Las primeras páginas me impresionaron muchísimo, pues se ve que el tipo realmente conoce la sicología y cómo funciona la mente de quienes tenemos problemas de sobrepeso. Leerlo, y leer el por qué las dietas nos funcionan al comienzo y luego las abandonamos o logramos bajar el peso deseado pero luego volvemos a engordar, y lo que sicológicamente necesitamos de un régimen, me hizo mucho sentido, era como leer un fragmento sacado de mi cabeza, jajajaja. Claro que todavía no llego a la parte de la dieta y no sé si me convencerá o no, me encantaría contar con algunas opiniones al respecto de gente que la haya seguido.

Sobre esto, me hizo reflexionar. A la gente que no tiene grandes problemas de sobrepeso le cuesta tanto entender lo difícil que nos resulta. He escuchado comentarios absolutamente insensibles y faltos de empatía al respecto y otros que revelan simple y lisa ignorancia. Como "basta con dejar de comer pan y subir más escaleras y listo, yo nunca he necesitado una dieta en mi vida". Bueno, seguro que dejar de comer ciertas cosas engordantes y subir unas cuantas escaleras te ayuda a perder un par de kilos, pero qué pasa si los que tienes que perder son 20? Si lo que en realidad tienes que hacer es cambiar todo tu estilo de vida? O "si lo que hay que hacer es comer de todo con moderación y punto". Bueno querida, se ve que tú nunca has sentido la necesidad absolutamente irracional y descontrolada de ir a la cocina y comer todo lo que encuentras, incluso sin hambre, sólo con ansiedad. Te reto a que cuando sientas algo así, tan fuerte y que te supera tanto, recuerdes que "sólo hay que comer de todo con moderación". En fin, es gente que simplemente no entiende que si llegamos a ser gordos es porque tenemos un problema, y que es profundo, y que a nadie le gusta estar gordo y si cambiar esta condición fuera tan fácil, todos lo habríamos hecho y seríamos delgados. Gente que simplemente no entiende que nuestra mente no funciona igual que la de ellos, que seguramente aprendimos cuando eramos niños o adolescentes a escapar de los problemas comiendo, y que no es tan fácil como decir "no lo hago más" porque es medio inconsciente y no nos damos cuenta, hasta que sentimos unas ansias sobrehumanas de ir a comer y pegarnos un atracón y no logramos aguantarlas o elegimos no aguantarlas. O porque toda la comida deliciosa que engorda en nuestras mentes cobra un valor desmedido, como si comerla fuera a ser lo más maravilloso del planeta y ahí qué fácil es olvidar que ese placer va en contra de todos nuestros objetivos. Y cuando lo recordamos ya es tarde, y sólo nos queda la culpa.

Mantenernos enfocados en nuestros objetivos y no ceder en nuestros objetivos y no ceder ante la ansiedad y los atracones ni comer para recompensarnos o simplemente por gula durante toda una dieta es muy duro, y cuando terminamos la dieta no volver a hacerlo y recuperar el peso perdido es más duro aún. La determinación por sí sola no basta. Hay que identificar los problemas de fondo y trabajar en cada uno de ellos, y esto es un proceso largo. Si no lo hacemos, puede que perdamos peso, pero el problema real (nuestra relación con la comida) se mantiene sin resolver, y corremos el riesgo de volver a engordar por lo mismo.

También frecuentemente nos inventamos excusas y como niños pequeños y traviesos intentamos justificar infantilmente el habernos portado mal, nos mentimos a nosotros mismos, nos decimos "no lo volveré a hacer" sólo para volver a hacerlo minutos más tarde, porque no conocemos los términos medios, y si nos salimos un poco de la dieta eso ya lo utilizaremos como excusa para decirnos "si total ya lo arruiné, qué más da comer un poco más hoy" y nunca es un poco, y nunca es "sólo por hoy".

Tantas complejidades que la gente no ve a simple vista. Solo nos ven gordos, no entienden por qué no nos cuidamos más, y nos ven siempre a dieta, y no entienden por qué nos castigamos con dietas eternas que no nos parecen funcionar y simplemente no nos preocupamos de "comer de todo con moderación" o "comer menos pan y subir más escaleras". Porque ellos no tienen el mismo problema que nosotros, porque ellos lo ven desde afuera, porque para ellos es algo muy simple que no entienden por qué lo complicamos tanto. Pero, ¿saben qué? Darnos cuentas de nuestro problema es un primer paso, y hacernos cargo de él, es el segundo. Al diablo con lo que digan los demás. Ya le llevamos mucha ventaja a quienes ni siquiera quieren ver que tienen un problema. Y estamos aquí, dando la pelea por solucionarlo, y no nos rendiremos hasta lograrlo. Y luego, no sólo nos recompensará el espejo, sino que viviremos vidas más sanas, que es la verdadera recompensa.

Dejar de Disociar

No, no me refiero a la dieta disociada. Me refiero a algo que muchos hacemos. Disociar nuestro objetivo de aquello que tenemos que hacer para lograrlo.
Esto se me vino a la mente por algo que hable hace un tiempo con mi madre, en relacion a mi tesis. Yo le comentaba que me sorprendia como siendo que tenia tantas ganas de terminar la tesis pronto, me costaba tanto trabajar en ella, y siempre lo postergaba y dejaba para mas tarde. Mi madre me dijo que lo que hago es disociar. Como que en mi mente separo ese objetivo (terminar la tesis) de lo que tengo que hacer para lograrlo (trabajar en ella). En el fondo, lo veo como dos cosas separadas, y siempre opto por no hacer lo ultimo (trabajar en al tesis) sin pensar que eso solo me aleja de mi objetivo.
Por que escribo esto aqui? Porque obviamente, veo un claro paralelo con la dieta. El objetivo es perder peso. Para lograrlo debo hacer dieta y portarme bien con mis comidas. Constantemente creo que disociamos estas dos cosas en nuestras mentes. Cuando vemos algo delicioso pero que engorda, decidimos comerlo de todas maneras, sin pensar que esto nos aleja de nuestro objetivo. Para el momento en que recordamos nuestro objetivo, nuevamente lo vemos como algo que deseamos enormemente, que queremos que ocurra pronto, y sabemos bien lo que tenemos que hacer para lograrlo. Pero en el momento de tomar las decisiones dificiles (portarnos bien, hacer dieta, hacer deporte) volvemos a disociar. Y no es que no queramos bajar de peso. Todos quienes estamos aca lo queremos, intensamente. Pero aquello que es necesario hacer para lograr bajar de peso, eso es lo dificil, ese es el momento en que disociamos el objetivo de las acciones que nos llevaran a el.
Es por eso que me repito constantemente, como si fuera mi nuevo mantra "Voy a dejar de disociar". Quiero mantenerme enfocada e mi objetivo para lograrlo. Porque lo deseo intensamente, al igual que terminar mi tesis.
Bueno, en otros temas, les cuento que actualmente peso 72,5 kgs. El objetivo es pesar 70 o menos para fin de mes. Creo que puedo lograrlo. El bikini sigue colgado de mi refrigerador, es como un talisman para dejar de disociar. Voy decidida a comer, y lo veo, y recuerdo de golpe el objetivo y aquello que debo hacer para lograrlo. Tambien me compre unos shorts de mezclilla diminutos, que siempre ha sido mi sueño poder usar. Creen que se enojen en el trabajo si los pego aquí frente a la máquina de golosinas? jajajaja

Estoy de vuelta

Lamento mi extensa ausencia, pero les cuento que por fin estoy cerca de terminar mi tesis así que pronto tendré tiempo de actualizar más seguido (dentro de una semana espero haberla terminado). No tengo mucho qué decir, he tenido días muy malos, en los que he sido absolutamente dominada por la ansiedad y no he sentido ningún deseo de combatirla. Volví a los 75 kgs en un punto, pero en septiembre (cerca del 21) me decidí a volver a empezar esto, con más energía que nunca. En Chile ya es primavera, el verano se acerca y me frustra infinitamente no poder usar la ropa que quiero. Lo que era fácil de ignorar durante el invierno, se vuelve evidente con el calor.

Así que sin más, porque una imagen vale más que mil las palabras, les dejó mi más reciente prueba de mi nueva determinación...

Ah, y otra cosa más: I'M BACK, BABY!!!!

Aniversario y recuento

Estoy de regreso, mucho ha pasado. Estuve muy ocupada durante el Mundial, como algunos saben trabajo en periodismo deportivo y eso significó que pasé casi un mes trabajando de corrido sin días libres. Producto del estrés y la ansiedad que eso significó he subido algo del peso que perdí previamente. Además, se acercan mis plazos para entregar la tesis, lo que también me ha tenido bastante atareada. Pero no quería dejar pasar esta ocasión sin actualizar. Mañana se cumple un año desde que creé este blog, como una ayuda extra en mi lucha contra el sobrepeso. En ese tiempo pesaba unos 75 kgs, ya había perdido 6 desde febrero. Hoy estoy en un sitio muy similar, sigo con serios problemas para enfrentar las presiones y problemas del día a día sin comer. Pero por hoy quisiera enfocarme en el camino que he recorrido por varios años, pues creo que es vital para poder bajar definitivamente de peso y aprender a manejar esta problemática relación que tengo con la comida.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------


Perdí mucho peso hace un tiempo. Con perseverancia, trabajo duro y mucha determinación. Me veía como en mi adolescencia, antes de que ochocientos mil problemas me cayeran encima. Esos problemas cambiaron mi vida, incluido mi aspecto físico, ya que en vez de lidiar con ellos, los evadía, acumulaba ansiedad y terminaba comiendo en exceso.

En 2007 recuperé el peso que perdí con tanto esfuerzo durante 2006. ¿Por qué? Porque me las había arreglado para sobrevivir con los ochocientos mil problemas que me cayeron encima evadiéndolos en vez de enfrentándolos, y en 2007 debí enfrentarlos. Y no supe hacerlo sin acudir a la comida y al alcohol. Tenía miedo de tomar las responsabilidades que debía asumir. Quería que me devolvieran esa adolescencia que sentí que me arrebataron cuando se murió mi papá y se enfermó mi mamá. Tenía que tomar pasos por mí misma para estar mejor que no quería tomar, porque tomarlos significaba terminar de asumir lo que había perdido, y no quería asumirlo, lo quería de vuelta. Asumir, dejar ir, crecer. No quería hacer cosas, quería algo imposible, volver atrás, que me devolvieran lo perdido.

Después de recuperar los 15 kilos que perdí comiendo y bebiendo e incluso metiéndome en una relación absolutamente equivocada sólo para seguir evadiendo que las cosas estaban lejos de ser como yo quería que fueran, toqué fondo. Y poco a poco, paso a paso, fui yo misma arreglando mi vida. Frenando las fiestas, el alcohol y la comida. Comenzando a trabajar, aún antes de terminar la universidad. Intentando evolucionar en el trabajo. Independizándome. Cortando el cordón umbilical con mi familia. Asumiendo que no puedo recuperar lo que perdí, sólo tratar de mejorar mi vida por mi misma. Encontrando un novio maravilloso al lado de quien seguir construyendo mi vida, ahora nuestras vidas. Sólo me queda un residuo de la antigua yo que evadía y no quería enfrentar todas las cosas que me pasaron. Son unos cuantos kilos demás y la costumbre de comer cuando las cosas se ponen difíciles y no las sé enfrentar. Es todo lo que necesito dejar atrás para poder realmente celebrar mi nueva vida, mi nueva yo.

¿Me ayudan?

Día 66 del Reinicio: Aquí sigo

Ni bien ni mal. El fin de semana finalmente caí, caí vilmente en la tentación y todo el análisis que hice y narré en mi entrada anterior opté por dejarlo de lado. Decidí no analizar y ceder ante la ansiedad y las tentaciones. Bueno, no vale la pena llorar sobre la leche derramada, ya lo hice, y esta semana me toca enmendar el daño, por lo cual hice un muy buen lunes y un muy buen martes. No me he pesado, porque ando con la regla, pero creo que el viernes me pesaré.

Decidí algunas cosas a raíz de lo aprendido la semana pasada. La primera de ellas es no pesarme tan seguido, ya que me obsesiono demasiado y luego si no veo los resultados que quiero, me frustro. Debo aprender a controlar mi obsesión con la báscula.

La otra cosa es que debo decir "no" con más firmeza. Tengo todo un análisis a las causas de mi ansiedad, lo que realmente me lleva a comer y sus consecuencias. Y eso me funciona muy bien para evitar comer ansiosamente cuando estoy sola, me ha ayudado a lograr un control de mí misma que antes no tenía. Pero sólo cuando estoy sola. Con gente me tiento con demasiada facilidad. Lo hago porque me tomo las ocasiones sociales como excusa para darme una licencia. Y claro, estaría bien si ocurriera muy de vez en cuando y luego lograra volver inmediatamente a la dieta, pero no lo logro. Me digo a mí misma "ya pequé ayer, por qué mejor no hoy también y retomo la dieta el lunes" y así paso viernes, sábado y domingo haciéndolo espantoso. Los otros 4 días de la semana en los que lo hago bien me hacen mantenerme, pero no perder peso. Así nunca llegaré al normopeso. Por eso debo aprender a decir que "no" el viernes, para seguir haciéndolo bien sábado y domingo. No voy a proponerme decir "sí" el viernes y luego volver rápido a la dieta el sábado porque me he dado cuenta que no lo logro, porque aún no tengo mucho autocontrol y todo me resulta extremo, blanco o negro. O lo hago perfecto o lo arruino mucho. No encuentro el término medio, y mientras me cueste encontrarlo, debo aceptar que quizás es mejor decir "no" a todas las tentaciones, porque aún no tengo el autocontrol suficiente para decir "sí" sólo a una y luego "no" al resto. Al menos no por ahora.

En fin, sé que perder 5 kgs en dos meses es muy bueno, como me señaló Nenúfar, pero resulta que este peso yo ya lo había perdido el año pasado y lo recuperé durante enero y febrero, así que me resulta difícil verlo como un logro. Recién cuando la báscula me dé 69,5 otra vez, de ahí en adelante sentiré que estoy logrando algo nuevo. Ojalá ocurra pronto =P

Por el momento estoy muy contenta porque estoy usando unos jeans antiguos que antes no me quedaban bien (son del año 2007, cuando estaba más delgada y comencé a recuperar peso tras haber perdido bastante el 2006). Ese tipo de cosas definitivamente animan, y es en las que debo enfocarme en vez de si la báscula está estancada o no.

Día 61 del Reinicio: Estancamiento y ansiedad

Aquí estoy, estancada y luchando por combatir todos mis demonios, que me saben más débiles en momentos como éste y me atacan con más fuerza.

La báscula lleva varios días sin moverse del 70. Yo creo que lo he hecho bastante bien, pero a ratos me desespero de esta falta de resultados, si bien entiendo que he perdido 5 kgs desde el 15 de marzo y es natural estancarse en este punto. Sólo debo ser constante en la lucha, seguir portándome bien, y eventualmente veré resultados.

Pero la ansiedad me ataca por las tardes. Ayer por la tarde volvió y hoy todavía la siento. Normalmente, siento ansiedad y simplemente cedo a ella y dejo la dieta "para mañana". Decido controlar los daños más adelante y cedo cómodamente a la ansiedad, y le permito que me impulse a mis excesos. Ahora estoy luchando por no ceder. Es importante, seguramente tendré este problema toda la vida y debo aprender a lidiar con él ahora. Pero sería tanto más fácil volver a ceder, y comer cualquier cosa, y luego volver a hacer dieta, como lo he hecho toda la vida. Pero no es la solución a mis problemas, no solucionaría el problema de fondo, sólo un síntoma, el sobrepeso, sin ocuparme de la ansiedad y todo el daño que me hace ceder a ella. No sólo físico, sino también sicológico.

Anoche, antes de ceder, como lo habría hecho normalmente, me detuve a preguntarme que por qué quería comer. No tenía hambre, me había comido una ensalada hacía poco, pero me moría por carbohidratos o grasas. Ahora que sé que como por evadir sentimientos negativos o para evitar enfrentar conflictos con los que no me siento capaz de lidiar, me pregunté, ¿de qué me estoy tratando de escapar esta vez?. Concluí que la respuesta no es sólo una, me estaba tratando de escapar de varias cosas: de la frustración por mi falta de resultados en la báscula, del hecho que estoy avanzando poco de la tesis, y que tengo que ir a la universidad a matricularme y hacer trámites para poder seguir con la tesis y no quiero porque son muy burocráticos y me implican un gasto económico no menor. Ayer no quería lidiar con ninguna de estas cosas, por eso quería comer en su lugar, para evadirlas.

Además, hice otro ejercicio. Me pregunté qué pasaría si comía dejándome llevar por la ansiedad. Conozco muy bien esa respuesta, pero siempre evito pensar en eso antes de comer, porque quiero acceder al placer instantáneo que me da comer sin pensar en el malestar posterior. Ahora lo pensé. Habría comido hasta que me doliera la panza y el malestar fuera físico. Pero además me habría sentido mal sicológicamente. Luego de comer me habría sentido culpable, habría sentido que perdí el control, y que arruiné todo lo que he logrado. Sentiría que a un montón de días perfectos les puse una mancha espantosa que no podría borrar de mi mente. Este último sentimiento es el que realmente me devastaría y es el que en otras ocasiones me ha llevado incluso a vomitar. Pero después de vomitar nada se arregla porque me siento espantosamente mal por recurrir a ese recurso. Y lloro y me pregunto que cómo demonios perdí el control sobre mi vida al punto de llegar a hacer eso. Y nada, absolutamente NADA hace que vale la pena sentirme así de mal. Ya no soy un ser autodestructivo como lo fui en la adolescencia, no me agrada sentir que mi conducta me daña más de lo que me beneficia.

Por todas esas razones decidí no someterme a la tortura que eventualmente me significaría comer con ansiedad. Cuando lo hago elijo no pensar en las consecuencias que conlleva hacerlo. Ayer elegí pensar en ellas. Y no me gustó lo que vi. Me di cuenta que quizás siento deseos de comer (por ansiedad), pero ningún deseo de sufrir esas consecuencias posteriores. Y sé que si como con ansiedad las sufriré. Y, simplemente, no vale la pena. Ni por todo el oro del mundo vale la pena, menos por un placer tan instantáneo y efímero, que cuando desaparece te deja tan pero tan mal. No, no vale la pena.

El problema es que hoy es un poco más difícil porque es viernes. Viene gente a casa y comerán y beberán alcohol. ¿Podré decir que no? ¿Podré pensar en las consecuencias antes de aceptar "sólo un traguito" que nunca es sólo uno? ¿O me dejaré distraer por mis amigos y hablando y riendo con ellos preferiré olvidarme de las consecuencias, porque estarán para distraerme y yo misma me inventaré excusas, que no lo hago por ansiedad sino porque comer y beber con gente es algo social? Da lo mismo, quizás no me sentiré mal inmediatamente porque todos estarán comiendo y bebiendo como yo, pero al día siguiente, cuando la gente se haya ido, sé que ahí sí lamentaré haberme salido de la dieta y me sentiré mal. Sólo debo esforzarme por recordar eso cuando la gente esté acá. Lástima que a veces no es tan fácil como suena, una simplemente quiere olvidarse de todo eso que hay que esforzarse por recordar y ceder...


PS: He visto las fotos de mi cumpleaños, y creo que me veo tan bien en comparación al año pasado, con como 8 kgs menos... realmente no quiero arruinar eso, es otra cosa que me esfuerzo por recordar antes de comer...

Dia 56 del Reinicio: cumpleaños y más

Como ya saben, el viernes estuve de cumpleaños. Cumplí 25 años y me di permiso de la dieta. Comí torta de cumpleaños, recibí a muchos amigos en casa, bebí alcohol y lo pasé muy bien. El único detalle es que me fui a dormir a las 7.30am del sábado, con lo cual mis comidas del sábado quedaron absolutamente alteradas. Desperté a las 1pm, me comí un trozo de torta, y luego no tenía más hambre (sentía aún el estómago revuelto por la noche anterior) hasta como las 8pm que comimos sushi con mi novio, y eso sería todo. Muy mal, muy desordenado, pero bueno, hoy ya es domingo, y mi ritmo de comidas vuelve un poco más a la normalidad.

El cumpleaños fue bueno pero puso en evidencia algo sobre mí. Me complica mucho que la gente se enoje conmigo. Mi poca capacidad para resolver conflictos, a causa de un par de borrachos que no se comportaron muy bien, quedó al descubierto. Pero normalmente me habría comido mi enojo, lo habría intentado enterrar hasta que eventualmente se habría salido de otro modo, ya sea comiendo o explotando con alguna persona que no se habría merecido mi explosión. En vez de eso, me enojé y se lo hice notar a al menos uno de los borrachos con mal comportamiento, y cuando se fue, me largué a llorar con un par de amigas, porque me dio mucha rabia. Lloré porque detestaba los conflictos, más aún en mi cumpleaños, lloré porque no los sé manejar, porque me obsesiono y puedo pasar días revisando mentalmente mi comportamiento y el de la otra persona, porque me dio miedo comer ansiosamente para evadir la rabia, lloré por mi problema para manejar las situaciones complicadas. Y fue bueno. Porque normalmente no habría llorado, me habría tragado todo y me habría hecho muy mal. Ahora el tema me sigue obsesionando, obvio, pero intento desplazar de a poco esa obsesión. Yo no me comporté mal, yo no hice nada mal, y no hay nada que podría haber hecho mejor, y aunque pudiese, no puedo retroceder el tiempo. Tengo que aprender a aceptar y dejar ir.

Aceptar, dejar ir, y no comer para evadir lo mal que los conflictos me hacen sentir. Sentirme mal, llorar o gritar según corresponda en el momento preciso, no tragarme las cosas, desahogarme y luego sentirme mejor y seguir adelante con mi vida. Aprender a situar la rabia o la pena o la preocupación. Aceptarlas también y dejar ir. Aceptar y dejar ir... Me lo repetiré hasta que me entre bien en la cabeza.

Y eso, no me he pesado hoy, me peso mañana a ver si recuperé kilos o no, pero sea cual sea el resultado voy a hacer una semana ejemplar con la dieta del médico para seguir viendo pronto resultados mejores. Muchas gracias por sus saludos en mi última entrada y a seguir adelante!

PS: Tras cumplir mis dos primeras metas desde el Reinicio (15 de marzo), cambie la reglette, en ella va incluida mi tercera meta (68 kgs y el normopeso) y la cuarta (66 kgs). Abajo de tooodo en el blog hay otra reglette con todo el camino recorrido desde el año pasado.

Día 53 del Reinicio: De vuelta al 70

¡Así es! Ayer en la mañana me subí a la báscula antes de desayunar y ésta recompensó mis esfuerzos con un maravilloso 70 exacto, ningún gramo más, ningún gramo menos. Recuerdo cuando en noviembre pesaba esto y me tenía harta porque lo único que quería ver era un cambio en la báscula... y ahora estoy tan feliz de ver este numerito de nuevo! jajajaja. Ironías de la vida.

Así que por fin llegué a la segunda meta de las que me impuse el día de mi Reinicio (15 de marzo). Y toca remplazar la reglette por una nueva meta, pero a ratos me dan ganas de dejarla un tiempo más ahí mostrando mi meta cumplida, se ve tan linda, jijiji. Pero aún me falta para llegar al normopeso y más para el peso ideal así que prontamente será reemplazada por los siguientes objetivos.

Y... adivinen qué, mañana viernes es mi cumpleaños!!! Así es, cumplo 25 años, y estoy feliz de que los celebraré con 8 kgs menos que el año pasado (aunque si hubiese sido más constante podría ser una diferencia aún mayor, pero qué se le va a hacer). Creo que más adelante subiré las fotos comparativas para que las vean, yo en mi cumple del año pasado y yo en mi cumple de este año. Y espero que el del próximo año sí pueda recibirlo realmente en mi peso ideal.

Bueno, de sobre está decir que por el cumpleaños me saldré de la dieta, pues es EL día del año que es para mí y pienso consentirme. Pero inmediatamente después de eso vuelvo a la dieta con más fuerza que nunca, nada de decir "como ayer no estuve a dieta, mejor convirtámoslo en todo el fin de semana" o cosas así. No quiero. Quiero seguir portándome bien, seguir viendo buenos resultados, seguir cambiando mi vida. Esta vez realmente quiero hacerlo.

Sobre sus comentarios en mi entrada anterior veo que no soy la única reacia al tema de los medicamentos, jajaja. Bueno, les aliviará entonces saber que no los tomaré. El lunes tomé uno sólo y me alteró demasiado, estaba acelerada, medio temblorosa y por la noche no podía dormir. El médico me recetó algo también en caso que no pudiera dormir, pero eso me volvería realmente una adicta a los fármacos. Dos durante el día para controlar la ansiedad y luego uno en la noche para poder dormir? Ese no es modo de vivir. Si algún día siento una ansiedad incontrolable, consideraré tomar los fármacos sólo por ese día, pero nada más, no se volverán una costumbre ni una constante en mi vida, quiero hacer esto sin ellos. Creo que necesito ayuda para controlar mi ansiedad y cambiar mi vida, pero ayuda de otro tipo. Sé que hay gente que toma medicamentos y le funcionan bien, pero yo No quiero hacerlo. No si hay otro modo de hacer esto.

Ah, sobre el fibrasol, efectivamente es como una fibra que se diluye en agua, como si fuera un té. El médico lo recomienda porque también te ayuda a sentirte saciada y además combate el estreñimiento. Pero no es mi casi, si me pasa algo es que voy al baño demasiado seguido y no sé si necesito esta fibra extra en mi vida XD De todos modos compré una caja, just in case.

Así que aquí estoy, bien hasta el momento, contenta con la dieta del médico, contenta con mis resultados y contenta con MI CUMPLEAÑOOOOS, jajajaja. Así que ánimo que si yo puedo, ustedes también.

---------------------------------------------

En otro tema, quería repetir mi historia con el sobrepeso y las dietas para la gente nueva que ha ido llegando pero no me da tiempo de escribirla en extenso. Supongo que un resumen ejecutivo sería decir que desde la adolescencia que lucho con el sobrepeso y la ansiedad, gatillada en parte por problemas personales (que me han disparado la ansiedad y llevado a subir de peso). Hice varias dietas, perdí peso pero luego volvía a subir siempre en períodos de ansiedad. De esas veces la más memorable es del año 2006 que estuve pesando entre 60 y 61 kgs pero el 2007 volví a subir todo e incluso más. En febrero del año pasado llegué a pesar 81 kgs. Comencé algunas dietas interrumpidas que en julio me llevaron a decidir un intento "más serio", esta vez con 75 kgs y entonces abrí el blog.

En noviembre estuve pesando 69,5 kgs, en diciembre volví a subir un poco, luego lo volví a bajar y durante enero y febrero hice cualquier cosa así que volví a subir de peso hasta estar en 75 kgs de nuevo en marzo. Así fue como el 15 de marzo lo escogí como mi fecha de Reinicio y desde entonces estoy contando los días y tratando de dar cuenta de mi proceso lo mejor posible. Ya he perdido 5 kgs desde entonces, volviendo a sentirme como lo hacía en noviembre, y espero que desde aquí el camino sea nuevo y sólo avanzar en él, no volver a retroceder más. Esto para mí no es sólo estar a dieta y perder peso, quiero cambiar mi vida, mis hábitos y mi relación con la comida. No quiero comer por ansiedad o porque no sé lidiar con mis problemas. Quiero superar mi adicción a la comida y a comer cuando estoy triste, nerviosa, ansiosa, estresada, etc. En fin, quiero ser una persona sana con todo lo que eso implica.

Día 50 del Reinicio: Nuevo Proceso

Bueno, finalmente fui al médico. Me fue... más o menos. El médico bien y sus planes para mí bien, pero él no me agradó tanto, algo entre su personalidad y su forma de ser no me gustó del todo, no me hace sentir muy cómoda. De todos modos me dio una dieta, con un plan de alimentación que me pareció bastante previsible pero no está de más tenerlo. Y bueno, cuando le mencioné el tema de la ansiedad me di cuenta que había cavado mi propia tumba. Los benditos (o malditos) fármacos. Le dejé claro, eso sí, qué cosas había tomado antes y no quería volver a tomar. Así que me hizo una receta personal. El fármaco que esa receta daría como resultado se supone que sería mucho más suave que lo que yo tomé antes así que bien por ese lado, pero de todos modos yo no quería fármacos. Lo otro bueno fue que me dijo que yo viera si habían días en los que tenía la ansiedad más controlada, y ahí podía tomar menos del medicamento o no tomarlo, que no está escrito en piedra y que yo misma vaya evaluando y bien qué tal voy. No sé si eso es bueno o malo que te lo diga un médico, pero a mí me pareció bueno.

Así que aquí estoy, hoy empiezo con la dieta del médico y me despido de la Scarsdale, que si bien me ayudó y me pareció sana porque se comía de todo durante la semana, es bastante dura y no es manera de alimentarse para toda la vida. Y yo quiero buenos hábitos para toda la vida, así como también quiero herramientas y ayuda para controlar la ansiedad y que ésta no me controle a mí.

Sobre eso, mis niveles de ansiedad bajaron bastante recientemente. Creo que siento más ansiedad cuando siento que una situación se me va de las manos, y siento que no la puedo o no la quiero enfrentar. Eso, claramente, me hace comer. Como para huir de aquello que me preocupa, me atormenta, me angustia. El viernes enfrenté la situación que más recientemente me tenía así: la tesis. Me reuní con mi profesora, le hablé de mis avances y de lo que me queda por hacer y fue muy positivo. De paso le expliqué algunas razones externas por las cuales no he avanzado tanto como yo quisiera, y entendió perfectamente y me agradeció mucho la confianza. Después de eso... uff... hasta me cambió el ánimo, me sentía aliviada y feliz. Y no pude evitar preguntarme si no podré hacer esto siempre que sienta ansiedad. Al menos, cuando la ansiedad surge de una situación que sí está en mis manos solucionar, quizás sí puedo. Por ejemplo, si me siento ansiosa porque me peleé con alguien, quizás el remedio en vez de comer es hablar con esta persona y solucionar nuestras diferencias. El remedio ahora fue enfrentar el fantasma de la tesis. El remedio el día de mañana puede ser enfrentar una difícil tarea en el trabajo. Pero enfrentar, no huir más. Y menos intentar huir mediante la comida.

Comer para intentar evadir o escaparnos de las cosas malas que nos pasan generalmente es un acto inconsciente. Sólo sentimos ganas de comer mucho y no sabemos por qué, hasta después, cuando analizamos la situación. Optamos por no detenernos a analizarla antes de comer, porque ese análisis podría hacer que no comamos y queremos comer, así que chao al análisis. Pero quizás si logramos cambiar ese comportamiento, si nos detenemos, pensamos, analizamos y convertimos un acto inconsciente en uno consciente, podemos dejar de comer por ansiedad. Podemos luego canalizar la ansiedad en solucionar el problema que nos afecta, y luego de eso bajará y no sentiremos tanto deseo de comer. Quizás sí se puede. Quiero creer que se puede.

Ah, y bueno, sobre el peso, les cuento que en la consulta del médico pesé 74 kgs en vez de los 71,5 que pesaba en mi casa en la mañana. Horror. Bueno, al menos ya sé que son 2,5 kgs de diferencia entre pesarme en la mañana en ayunas y sin ropa y en la tarde con ropa (y más encima ropa de otoño-invierno). Pusimos como meta llegar a los 62kgs y luego ver si bajo más o me mantengo. Debo ir a verlo en un mes más y contarle qué tal me ha ido. Hoy en la báscula de mi casa peso 70,5kgs, lo que significa que he perdido 1 kg desde el jueves y estoy contenta con eso. Además, recuperé mi peso de diciembre.

Con estos 70,5 kgs comienzo mi día 50 y mi nuevo proceso, el de seguir la dieta del médico y probar el fármaco mágico, aunque creo que no tomaré mucho de él, sólo lo usaré en los días o los períodos en los que sienta mucha ansiedad, realmente no quiero depender de ningún medicamento, aunque sea más natural y suave que otros. Luego le contaré al médico y veré qué le parece, pero como lo dejó a mi criterio, no creo que le parezca mal.

A todo esto, ¿han oído hablar del Fibrasol? También me lo recomendó.

Yyyy... estoy a sólo 500 gramos de mi segunda meta desde mi Reinicio (el 15 de marzo, cuando volví a empezar tras un par de meses de hacer cualquier cosa, las metas están al costado)del blog). Definitivamente estoy contenta. Y cada vez me acerco más al normopeso, que son 68 kgs. Y luego, sólo será cosa de concentrarme en llegar a mi peso ideal.

Un abrazo a todas y todos los que leen, espero que su fin de semana también haya sido bueno.


PD: El sábado me hice una tortilla de espinaca de lo más sana, hoy la pruebo (bueno, cuando la hice probé los trocitos que se pegaron a la sartén y estaba muy buena!!! Además caminé mucho y me preparé jalea light para la semana, así que estoy orgullosa de haber convertido un sábado en el que normalmente no habría hecho mucho, en un día productivo en el que hice cosas que benefician mi salud, como prepararme comida sana y caminar a buen ritmo (aún no me atrevo a volver a correr porque estoy con un leve dolor en un tobillo). Otra razón para alegrarse.

Día 46 del Reinicio: Cambiar

Cambiar. Eso es lo que quiero. Estar a dieta no es cambiar, lo llevo haciendo por años. Un cambio de verdad significa un cambio de actitud, un cambio de relación con la comida, cambio de hábitos. No sé cómo cambiar sola. Estoy a dieta. Pierdo peso. Siento ansiedad. Vuelvo a comer como si no hubiese mañana. Vuelvo a engordar. Vuelvo a sentir culpa, a sentirme mal conmigo misma. Vuelvo a estar a dieta. Vuelvo a empezar.

El fin de semana pasado, como les dije, rompí la dieta el sábado. Se suponía que era sólo por un rato, el sábado en la tarde, pero no pude retomarla el domingo. Me dije a mí misma "la retomo el lunes" y eso fue fatal. El domingo comí en exceso al almuerzo y a la noche y eso me hizo sentir pésimo. Mientras pensaba en todo eso el lunes en la mañana, comprendí que necesito ayuda. No puedo hacer esto sola.

El lunes en la mañana llamé a un médico para gordos. Su página en internet me pareció buena e informativa, y no sé por qué me animé a llamar y pedir una consulta. Es hoy. Voy después del trabajo. Veré si me da confianza, si lo que ofrece me interesa y si me parece buena idea seguir viéndolo. No sé, tengo ciertas expectativas, claro, pero también voy preparada para que quizás no me agrade del todo. No quiero que me medique, por ejemplo. Quiero aprender a controlar lo que me pasa, pero no con medicamentos. No digo que sean malos, me parece bien que haya gente a la cual los ayuden, pero no es un camino que yo quiera seguir, porque ya lo hice en la adolescencia y no quisiera repetirlo. En fin, veremos como va eso.

Por lo demás, la dieta esta semana va bien. Voy en 71,5 kgs. Supongo que cuando vaya al médico pesaré más, porque yo siempre me peso en las mañanas y esto será en la tarde, así que claramente mi peso cambiará. Aún así, tengo la esperanza de empezar mayo con 71 kgs y quizás celebrar mi cumpleaños (el viernes 7) pesando 70 kgs. Cada vez me acerco más a esa meta, y eso me agrada, pero luego de esa meta deben venir otras. Hasta que me sienta realmente bien conmigo misma otra vez. Y haya cambiado mis hábitos y mi relación con la comida. En serio.

Es como que descubrí que no importa si tu sobrepeso son 15 ó 50 kgs. Cuando no sabes lidiar con tus emociones y las evades comiendo, algo no está bien, algo tiene que cambiar. Hacer dieta no basta. Hay que cambiar mucho más que eso. Se necesita un cambio de mentalidad.

Les dejo un link que encontré en la web y me pareció muy interesante, ojalá lo disfruten y les sirva como a mí me sirvió: http://dietas-adelgazar-rapido.com/adelgazar/trastorno-por-atracon-causa-obesidad/ En mi próxima entrada les cuento qué tal me fue con el médico.

Todo el camino desde marzo 2009

Reglette regime