Mi madre y yo

Como muchas niñas, crecí adorando y admirando a mi madre. Soy hija única, y siempre me pareció la más todo: linda, tierna, inteligente, buena persona, etc. Me recuerdo de muy niña probándome su joyería, tratando de parecerme a ella. Pero con el tiempo esa relación cambió. La menciono porque ahora ha jugado un rol importante en mi lucha contra el sobrepeso. Verán, ella es psiquiatra, especialista nada menos que en trastornos del apetito. Sí, irónico, ¿no? Trataba a pacientes con anorexia, bulimia y obesidad.
Supongo que en parte por eso, pero también por amor y preocupación y porque siente que cuando era niña a ella nadie la ayudó, que se obsesionó con evitar mi sobrepeso a toda costa. Cuando yo tenía 14 años llegué a pesar 63 kgs en vez de mis 58 usuales. Inmediatamente lo notó y me puso a régimen por primera vez en mi vida. Yo, que siempre había sido flaca. Pero lo acepté, lo seguí y bajé de peso.
Así seguimos varios años, muchas veces con resultados bastante menos positivos que ése. Alguna vez me llevó a un nutricionista y otra vez donde otro médico, cosas que agradecí. Pero cuando se comportaba como mi "policía de la comida" y vigilaba lo que yo iba a tomar de la cocina, la verdad es que me sentía muy mal y aumentaba mi ansiedad.
Mi madre decía que cuando ella era niña tuvo sobrepeso de ignorante, porque no sabía que se debía comer y qué no, y porque su familia era pobre y compraba mucho pan y menos de otras cosas. Evidentemente que entiendo que no quiere que a mí me pase lo mismo, que sienta que nadie me cuidó, ni me enseñó a comer, ni me dijeron "¿sabes qué? el físico sí importa, digan lo que digan, y también importa la salud y debes cuidarte". Creo que resiente mucho a mi abuela por no haberlo hecho. Y yo, al revés, la resiento un poco a ella porque siento que lo hizo demasiado y me logró obsesionar con algo que inicialmente no me importaba tanto: el físico.
Sé que la salud es importante, pero mi madre rara vez me la dio como razón. La razón era que no quería verme gorda, que no quería que enfrentara burlas por eso o problemas de autoestima. Que el físico era importante. Y creo que en mi mente cobró una importancia sobredimensionada por eso. Cuando estoy gorda me miro al espejo y siento asco. Me siento horrible, recuerdo como me veía cuando era flaca, pienso muchas cosas y me siento muy mal. Luego, cuando en un ataque de ansiedad, mi "policía de la comida" aparecía mirándome con reprobación o pena, o me decía "no comas de ese pan que tiene manteca!!!" yo sólo sentía deseos de gritar o llorar. Sí sabía que no debía comer esas cosas pero la ansiedad me superaba y ella me la incrementaba. Siempre me sentía culpable de comer y muchas veces busqué hacerlo a escondidas de ella. Le dije MIL VECES que lo que me decía me hacía peor, y aunque como siquiatra me entendía, como madre no podía evitar volver a hacerlo. Y ahí ibamos de nuevo.
Ya no vivo con ella, y soy bien grandecita para hacerme cargo de mis problemas en vez de cargárselos a ella, o a las mega problemáticas relaciones que tengo con mi familia en general. Debo hacerme cargo y eso intento. Y ella me ve orgullosa como bajo de peso sola, y no me dice nada, espera a que yo saque el tema. Las cosas están bastante mejor ahora. Y ya no quiero ser como ella, como cuando era chica. Sólo quiero ser yo, y estar feliz con quien soy. Y no lo hago sólo por la importancia del físico, como ella tanto repitió, aunque sí quiero verme y sentirme linda. Lo hago por mi salud, porque tengo una mala relación con la comida, porque para mí será un logro importante... en fin, pueden leerlo en mi entrada de mis motivos. ¿Cuáles son los suyos?

9 comentarios:

Nenúfar dijo...

Mi madre, dice que me voy a volver anorexica.. joe y eso que me ha parido y sabe que sería incapaz de estar sin comer.. pues ella erre que erre.. que no como suficiente, que tengo que comer más.. en fin :(

Las madres son un mundo :D

Me alegro que al menos ahora estés bien con ella.

cris dijo...

ya veras en mi blog mi vida con mi madre.. que tiene tela...

Carolina dijo...

muchas gracias por ayudarme a colocar la regla...besos

White Rose dijo...

La frase que más he escuchado de la boca de mi madre ha sido: Acabarás como tu tía...mi tía mide 1.55 y pesa 120 kilos.... :S

obesa en lucha dijo...

Me agrada ver tu fortaleza, eres una chica madura y dedicada, asi que no dudes que muy pronto lograras tus objetivos.
Uno de padre siempre quiere lo mejor para sus hijos y decea que las cosas se hagan a su manera, y aunque no sea en el mismo camino que tu mama trazo, estoy segura de que esta muy orgullosa de ti.
Sigue como vas
Besos.

★Esther★ dijo...

mi relacion con mi madre tampoco es muy buena. siempre me decia lo mismo que a ti, que hiciera dieta, que mi cuerpo era horrible y cosas asi... ese tipo de cosas, sumadas a otras muchas, me han hecho que cada vez este mas distanciada de ella, pero bueno...
un beso

Amara dijo...

Me has dejado sin palabras,realmente lo has tenido que pasar mal,¿pero sabes una cosa? a veces a las madres se nos va la mano a la hora de ser pesadas.

El problema está, en que los hijos no venís con un libro de instrucciones debajo del brazo.

Tu madre, en cuanto a la psiquiatría, seguro es única en esta materia,pero la materia de los hijos es mucho mas complicada no se da en ninguna universidad. Sobre todo, cuando los hijos nos revelamos con los padres y hasta que nos respiren al lado nos estorba,te lo dice una madre y una hija,aunque he ejercido más de hija que de madre,en cuestión de edad me refiero.

A veces, como madres no queremos que nuestros hijos comentan nuestros errores,pero es inevitable que esto suceda,yo se que no quiero que a mi hija le pase nada malo,pero a veces, es la única manera de aprender, por que nadie escarmienta por cabeza ajena, por muy doloroso que sea para una madre.
Ahora que tengo a mi hija ,se lo mucho que mi madre a sufrido por sus hijos,antes todos sus consejos los veía como algo malo,como que solo quería amargarme la vida,con el tiempo descubrí que muchos de sus consejos eran buenos y que eran para mi propio beneficio,pero a veces ya es tarde cuando la patita la has metido hasta el fondo.

A veces, todo es cuestión de orgullo,simplemente eso ,orgullo y el no querer admitir que nos adelantan en experiencia,aunque ni ellos mismos saben como impartir esa experiencia a sus hijos,son padres ,pero no son perfectos,cometen errores como nosotros los hijos.

No la guardes rencor,simplemente, se equivocó,algún día ,sin quererlo ,puede que te pase lo mismo con tus hijos.

Un beso guapa y demuestrate a ti misma que eres capaz de esto y mucho más.

p.d. te pido disculpas si algo que digo te pueda molestar,no es mi intención.

No a la pizza, Sí a la tanga dijo...

Como dice el refrán en casa de herrero los cuchillos son de palo... es muy dificil que los padres separen su profesion de su condicion. Pero a pesar de lo que has pasado, demuestrate a ti misma que puedes ser feliz con el cuerpo que tienes , y que si logras una silueta más parecida a los canones de bellezxa establecidos por la sociedad, mejor.
pero lo que uno nunca debe perder es la meta de ser felices!
besotes

Lollipop dijo...

Creo que las madres, al fin y al cabo, son nuestras madres, miran por nosotras aunque muchas veces parece lo contrario.

Mi madre falleció hace casi tres años, soy hija única y mi relación con ella era buena, dentro de una normalidad pero estoy totalmente segura que las cosas que me decía eran por y para mi bien, aunque muchas veces iban acompañadas con alguna frase sacada de contexto.....

Tu madre seguro que te quiere muchísimo y solo quiere tu bien, pero ya sabes, muchas veces donde hay confianza da asco.... y es lo que nos suele pasarr.

Publicar un comentario

Sus comentarios me alegran el día =)

Todo el camino desde marzo 2009

Reglette regime