La Ropa y la Femineidad

Hoy quiero tocar un tema que a todos les es familiar, y que me inspira un montón: la ropa. Si me queda mucha inspiración sobre esto después de terminar de escribir esta entrada, quizás hasta lo convierta en una sección regular del blog.

Creo que a todas/os nos ha pasado alguna vez ir caminando frente a una tienda y ver en vitrina algo precioso, que sabemos que nos quedaría muy bien si es que está en nuestra talla. Y ahí nace la pregunta clave: ¿estará en nuestra talla?

Ahora, disculpen los lectores masculinos, pero me enfocaré en las mujeres, netamente porque es la experiencia que conozco. A mí por lo menos me gusta mucho la ropa linda y femenina. Siempre he pensado que, sin importar los kilos o el tipo de cuerpo que tengas, una jamás debiese verse obligada a renunciar a su coquetería y su femineidad. Pero no puedo negar que cuando más estuve pesando debí cambiar mucho mi guardarropa, y hubo días en los que me ponía cualquier cosa con tal de que me quedara medianamente bien. o me entrara. Mi truco muchas veces fue resaltar el escote, que me seguía luciendo y que todo el resto fuera más suelto.

De este tipo de trucos quisiera hablar más adelante, quizás dedicarles uno varios posts enteros, algo así como "la moda con GS", jajaja, pues he notado que las páginas de moda que he encontrado no son muy distintas a la gran mayoría de las tiendas que veo en la calle: todo parece estar pensado para gente muy delgada. Así que me parece importante que alguien trate el tema desde otros ángulos (o en nuestros casos, curvas).

Pero volviendo al tema de las tiendas, de sobra está decir que de pronto nos volvimos expertas en evitar algunas que sabemos que no tienen ni tendrán nuestras tallas. Y a veces ni siquiera es por culpa de nuestro sobrepeso, pues cuando yo estaba en mi peso ideal muchas veces sufrí encontrando jeans para una persona con caderas de mujer adulta, o algún top hecho para alguien que usa mínimo una copa C. Lo peor, el descaro de que alguna dependienta te diga "no tenemos tallas grandes" cuando sólo le pediste unos vaqueros talla 42 (que a mí me parece bastante normal). Evidentemente, al subir de peso y empezar a usar jeans talla 46/48, son las primeras tiendas que aprendiste a evitar.

Y luego, decides entrar a una tienda que no es de ésas, que parece que tiene todo tipo de tallas. Pero aún así te costó mucho encontrar algo que te quedara bien. Las cosas entran, claro, pero ¿se ven bien? No necesariamente. Si algo te cierra apenas, y parece que los pantalones o la blusa están a punto de reventar... claramentee te hace ver mal. Y ahí no falta la dependienta desesperada porque compres que intenta descaradamente convencerte de lo bien que te ves. Recuerdo que apenas podía respirar con un top y que parecía que mis pechos estaban por salirse por arriba y mis neumáticos por abajo, y una tarada intentaba convencerme que me veía espectacular pero que era yo la que "no quería darse cuenta". Por favor, una cosa es ser insegura y otra completamente carente de sentido común. Quizás a ella le gusta parecer prostituta gorda, pero a mí no.

Muchas veces me ocurre también que me insisten en que me pruebe cosas que sé que no me van a quedar y me dicen "si tenemos tallas grandes" y opción a) su talla grande es realidad es "más grande que el resto" pero no necesariamente lo suficientemente grande para mí. U opción b) por muy grande que sea, no va con mi tipo de cuerpo. Aló, señora, ve mis pechos? Sí, esas cosas que me hacen caminar casi un poco encorvada por lo mucho que pesan. Bueno, eso NO ENTRA EN EL ESPACIO DIMINUTO DEL VESTIDO QUE ME ESTA OFRECIENDO.

No, no es que esté resentida, jajajaja. Bueno, finalmente te cansas y terminas recurriendo a unas pocas tiendas que sabes que no te fallan o a la ropa de segunda mano, donde muchas veces encuentras tallas que no hay en otras partes. Pero ahí los diseños son más limitados y es más difícil encontrar algo realmente lindo y femenino. Como si por el exceso de peso no tuviésemos el derecho que otras tienen, de querer un top con algunos adornos en el escote, o una falda hecha con una tela linda. Y no todas tenemos a alguien que nos pueda confeccionar la ropa a nuestro gusto. Hay que buscar, buscar y buscar, y a veces encuentras algo realmente maravilloso y que te queda bien, pero muchas veces renuncias antes de encontrarlo porque ir de compras simplemente no te motiva tanto. El proceso de probarse ropa se vuelve tan frustrante y agotador que sólo quieres evitarlo.

Pero, ¿saben qué creo? Que independiente de que ahora estemos tomando el buen camino y bajando todos estos kilos de más, no debemos renunciar nunca a vernos y sentirnos lindas y atractivas. Hay que hacer el esfuerzo, aunque cueste, para que nuestra dañada autoestima no sufra aún más cuando nos miramos en el espejo y estamos con ropa que no nos gusta. No podemos esperar por meses ese peso ideal antes de comprar ropa nueva y linda, además el cambio no debe ser tan radical, debemos ir acostumbrándonos de a poco a volver a querernos y sentirnos guapas, pues esto también es parte del proceso. Por eso, creo que sí comenzaré mi sección de moda, con tips y recomendaciones para que saquemos la mayor ventaja posible a nuestras curvas y no renunciemos a sentirnos atractivas y femeninas sólo porque aún no estamos en nuestro peso ideal. ¡He dicho!

9 comentarios:

Nenúfar dijo...

Yo es que excepto porque generalmente no encuentro lo que realmente me gusta.. me busco las mañas, mi madre es costurera jaja, y ella me hace un poco lo que yo quiero y tan contentas!

En fin preciosa, yo soy to lo femenina que me apetece en cada momento :D

Aunque es verdad que me encantan los vaqueros y hace mucho que no intento comprarme unos :D

¿Habrá de la 52?? :D

Miraré a ver.. y os cuento

Amara dijo...

Justo ayer, cuando paseaba, vi unas cuantas tiendas,y vi una falda monisima y pensé:"que bien ,me quedaría esta falda"y pensé lo que tu,¿pero tendrán de mi talla? ,entonces mi mente cambio,el chip y puse mi mente en otra cosa,es como si me bloquease para no sufrir,porque en realidad para mi es un sufrimiento,reconozco que ya no pienso tanto en la ropa como antes,estoy bajando peso y no pienso en comprarme nada nuevo,me he dicho a mi misma que hasta que no baje un peso considerable no me compro nada mas,así que ahora mis pobres vaqueros van cogidos con correa y camisas sueltas,sé, que no me quedará más remedio que buscar ropa nueva,aunque pensar en ello para mi es un suplicio,por que no encuentro nada que me guste y el precio es descomunal en tallas grandes,y ya he pasado muchas veces por eso, de comprarme algo que queda arrumbado en el baúl de los recuerdos.

Besos guapa.

obesa en lucha dijo...

Llega un momento en el que debido a tu kilos de mas ya no buscas lo que sea tu ESTILO, sino que te conformas con aquello que te quede, que sea capaz de disimular algo y que sea medianamente aceptable.
Porque a mi lo que me gustaria usar todavia no lo encuentro es mi talla, en general en mi talla hay ropa muy asenorada y todavia no estoy para eso, asi que me conformo. Pero se que sera por poco tiempo, ya me pondre la ropa que quiero.
Asi que animo una motivacion mas para podernos poner aquello que en realidad deseamos.

CHOCOLATE dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
cris dijo...

yo despues de que me pasara lo mismo que a todas he aprendido ha hacerme yo mi propia ropa!! no hay mas remedio, o eso o vamos a gastar una fortuna en tiendas de tallas grandes que a demas no tienen ropa bonita!

un beso wapi

Li dijo...

Eso es un martirio para mi,,,,solo veo y no me decido en comprar nada, vestidos ni se diga estoy peleada con ellos, cuando de plano ya no tengo que ponerme, me hago algo, soy costurera y realmente me hago muuuuuy poco, hasta para comprar las telas soy neofita,,,me encantan las telas que me traen mis clientas, pero cuando yo voy a comprar nada me convence. La realidad son los kilos, bloquean mi mente y no me permiten ver mas allà.

Carolina dijo...

hola amikga...muchas gracias por el meme...es el primero que recibo...estuve ausente por unos dias y tuve un gran retroceso...aumente de peso...PERO YA ESTOY EN CARRERA PARA BAJARLOS OTRA VEZ...un beso grande!

Mara dijo...

A mi me gusta mucho la ropa linda y femenina, y paso por lo mismo, la duda y el miedo de que lo que me gusta no haya en mi talla o no me quede... la ropa es de mis principales motivadores para bajar de peso, me da pena admitirlo, porque suena vanal, pero es la verdad.

Javi dijo...

Bien dicho!! Yo tengo unas ganas terribles de volver a poder ponerme un montón de ropa que tengo en cuanto vaya llegando a mi peso : )
Suerte con la ropa chicas ; )

Publicar un comentario

Sus comentarios me alegran el día =)

Todo el camino desde marzo 2009

Reglette regime