Límites

Hola gente linda, cómo no tengo muchas novedades respecto a mi peso, dado que hice muy bien la dieta unos días y luego la rompí el fin de semana y no me he pesado desde entonces (la última vez lo hice el jueves y estaba en 72 pero creo que algo debo haber subido, y ahora vuelvo a la dieta y espero volver a bajar), les dejo uno de los temas que mencioné en la entrada pasada y que estaba pensando que sería interesante tratar. Un abrazo!
----------------------------------------------------------------------------------------------------

He descubierto algo curioso sobre la mayoría de quienes pululamos por esta comunidad de blogs. Un patrón, o algo así, que parece que casi todos seguimos. Esa es otra razón -además del desahogo, el registro diario y el apoyo- por la que este blog me parece tan buena idea. Aprendo sobre mí y puedo constatar que muchos repetimos ciertas conductas.La observación me permite aprender más sobre todo lo que conlleva el sobrepeso y la obesidad.

Lo que he observado y a lo que quería referirme es cuando de vez en cuando salimos de vacaciones o pasamos un fin de semana fuera de la ciudad o en casa ajena y cosas así. Todos sabemos que será difícil mantener la dieta fuera de nuestros propios hogares y rutinas. Así que decidimos romper la dieta por unos días pero intentar "no excedernos mucho". Algo así como "no estaré a dieta pero tampoco me comeré todo lo que pille". Apelamos a nuestra capacidad de moderación. Decimos que cuando comamos cosas que engorden intentaremos compensar, ver qué cosas podemos reemplazar por otras un poco menos calóricas, que no aceptaremos alcohol, que nos mediremos con los postres, etc. Y con esa resolución partimos a algún lugar que no es nuestra casa.

Luego, cuando volvemos he observado que la gran mayoría (me incluyo) no nos moderamos. Llegamos contando que no compensamos nada, que comimos todo lo que encontramos, que hasta nos servimos varios postres, que cada oportunidad que tuvimos de elegir algo no tan calórico la dejamos pasar. Es como que en el momento en que pensamos "bueno no voy a estar dieta pero..." no logramos asimilar nada después del pero. Es como si el sólo decir "no dieta" fueran palabras mágicas que nos permiten olvidar todo lo demás. Nos proponemos en vano una moderación que nunca realmente tenemos intenciones de cumplir, y si realmente lo queremos cumplir, esa resolución se evapora en cuanto vemos las posibilidades de comer todo aquello de lo cual normalmente nos privamos. Es como si esa posibilidad nos volviera un poco locos y nos hiciera olvidar cualquier resolución previa.

Este hecho puede que no sea tan preocupante en sí. O sea, nos fuimos de vacaciones y a causa de nuestra incapacidad de moderarnos en vez de recuperar 1,5 kgs recuperamos 3. No es tan grave. Si fue sólo un fin de semana, o una fiesta, puede que la consecuencia sea aún menor. Pero ése, para mí al menos, no es el problema. No se trata sólo de las implicancias físicas que tienen estos hechos, sino las sicológicas. Primero, la culpa. Luego, ¿qué dice esto sobre nuestra capacidad de autocontrol? En realidad, dice algo muy simple. Todavía no tenemos mucho autocontrol. Todavía vivimos en un mundo de "todo o nada" respecto a la comida. No hemos adoptado aún esos nuevos y buenos hábitos que esperamos que nos duren toda la vida. Como no los tenemos, necesitamos reglas, bastante estrictas, que cuando decidimos relajar un poco, terminamos comiendo de todo y rompiéndolas por completo.

En fin, no sé si hay una conclusión respecto a esto, pero creo que es bueno darse cuenta. No puede ser casualidad que a casi todos nos pase lo mismo, ¿no? Creo, realmente, que es una prueba de fuego la idea de ir a alguna parte y decidir no seguir la dieta pero comer con moderación de todos modos. Si lo logramos, quiere decir que realmente hemos logrado controlarnos y ajustar nuestros hábitos a distintas situaciones. Que romper un poco la dieta no significa comer todo lo que nos pongan por delante, en exceso y con ansiedad. Que sólo significa darnos algunos gustos, pero mantener los límites y el control. Mientras no tengamos esos límites ni ese control, creo que es bueno ser conscientes de esto, y trabajar en eso. Recordar que no estamos sólo siguiendo una dieta y estrictas reglas alimenticias, sino que estamos cambiando de hábitos y cambiando de vida. A menudo creo que lo olvidamos y nos concentramos sólo en la dieta, las calorías y el menú diario, cuando esto es mucho más que eso. Creo que teniéndolo en cuenta podemos lograr un cambio real y permanente y correr un mucho menor riesgo de recuperar el terreno ganado y que el cambio sea temporal.

5 comentarios:

Nenúfar dijo...

Es verdad lo que dices de todos.. nos refugiamos en el blog y disfrutamos de contar nuestras cosas..

Espero que todo te vaya bien pequeña!!

Gracias por este mini articulo que has escrito.. escribes genial!

Nina dijo...

Completamente de acuerdo y totalmente identificada.

Polilla dijo...

Yo también estoy totalmente de acuerdo en todo lo que has escrito!! Lo referente al blog es la pura realidad, nos apoyamos unos a otros y también nos motivamos, al menos a mi me pasa!
Respecto a lo que hablas del autocontrol, es la pura realidad! Me ha encantado tu post! 1 besito muy fuerte!!! :):)

Kira dijo...

Me uno a tus palabras, nos desahogamos escribiendo te anima leer a gente que pasa por lo mismo que tú y como tb le ocurren los mismos fallos que a tí misma.

Completamente de acuerdo en que el cambio debe ser hábitos que nos lleven poco a poco a conseguir estar sanos... no delgados sino sanos, por lo menos ese es mi objetivo.

Un abrazo!!!

Daisy dijo...

has dado en el clavo con tu artículo, me he sentido muy identificada. Larga vida al blog!! besitos

Publicar un comentario

Sus comentarios me alegran el día =)

Todo el camino desde marzo 2009

Reglette regime