Día 9 del reinicio: post viaje por terremoto

Se acabó mi primera semana de regreso a la dieta. Tuve un par de días buenos, un par de día abiertamente malos y el resto fueron regulares, es decir con aciertos y fallas. Es difícil y mi voluntad sigue muy débil, con mucha facilidad dejo la dieta "para mañana" y decido comer o beber cosas que no corresponden. Pero esta semana que pasó estuvo marcada por un suceso inusual, un viaje. El viernes fui a visitar una de las zonas más afectadas por el terremoto, y estuve allí hasta el domingo.


Fue extraño estar ahí, en Talca (región del Maule, sur de Chile) y caminar por calles céntricas en las que a cada lado que mirabas había un edificio semi derrumbado. Fui a ver a una amiga de allá y ella nos contaba de los edificios que ella sabía que tenían orden de demolición. Había cuadras completas en el piso. Se podía ver a través de los muros, en ocasiones sólo la máscara del edificio permanecía en pie, y el resto se había derrumbado o ya había sido demolido. Había escombros en todas las esquinas y la gente pasaba junto a ellos como si ya fuesen parte del paisaje al que están acostumbrados. Polvo en todas las calles porque en muchas partes estaban demoliendo o retirando escombros de casas y edificios. Parecía una zona de guerra.


Fue extraño estar allí y luego volver a mi ciudad que aguantó tan bien el terremoto, donde se ven los que apenas parecen rasguños en comparación a las heridas de allá. Pero pudimos llevar ayuda a un hogar de niños (ropa, alimentos, etc), y ver muchas sonrisas que nos provocaron calidez en el corazón. Los juguetes que llevamos se los pasamos a un amigo de mi amiga que iría durante el día domingo a la zona costera (donde además hubo tsunami) a repartir juguetes dulces y algo de alegría a los niños afectados. Quizás no podemos hacer mucho, pero es algo.


Bueno, entre todo eso, claramente comí lo que había en casa de mi amiga, donde alojé, que no era comida de dieta. Y, ¡horror! el sábado se viene un matrimonio, y no espero tener un comportamiento perfecto, aunque ojalá que pueda moderarme, dentro de lo posible. Al menos ayer sí hice un día perfecto. Hoy ya comí un par de chocolatitos pequeñitos que trajo alguien de acá del trabajo para la oficina, no me pude aguantar, pero al menos los comí temprano, antes de almuerzo, y me queda todo el resto del día para portarme bien.


Y eso, hoy me pesé y sigo en 75, no he perdido ni un gramo, pero también me llegó la regla (lo que explica mis inusuales ganas de comer chocolate, mis tentaciones suelen ser las cosas saladas y no los dulces), así que es posible que sea un resultado algo engañador. En otro tema positivo, han habido menos réplicas a medida que pasan los días, así que ya no tengo mareos, pero no quiero cantar victoria aún, que por Ley de Murphy después de decir esto quizás se viene una réplica fuerte, ojalá que no!


Abrazos a todos y gracias por el apoyo!

4 comentarios:

Lollipop dijo...

Gracias a ti por tenernos al corriente de lo que pasa. Muchísimo ánimo y ya sabes dónde estamos.

Kalila dijo...

Tómatelo con calma, que como está la situación ahora es normal que no andes al 100% con la dieta. Espero que la recontrucción se haga lo más pronto y lo mejor posible, y dentro de lo que cabe, que todo vuelva a la normalidad. 1 abrazo guapa

Astarté dijo...

Qué miedo, niña! Ha debido de ser terrible! Tengo allá un buen amigo que me contó horrores. Dice mucho de ti el que vayas volviendo a tu normalidad aún en esas circunstancias, y que aún así disfrutes de tus buenas cervezas artesanales. Un gran abrazo y mucha fuerza para volver a tus propósitos.

Artt dijo...

Hola GS.

Como se presentan las cosas pienso que lo haces bastante bien.

Espero muy pronto se vuelva a la normalidad aunque siempre el recuerdo quedara por siempre de algo tan fuerte como lo que te toco vivir.

Siempre es un placer tenerte entre nosotros saludos desde la Angelopolis

Publicar un comentario

Sus comentarios me alegran el día =)

Todo el camino desde marzo 2009

Reglette regime